16 de septiembre de 2020 -- Un grupo de congresistas encabezados por Jackie Speier y Mark Mullin presentaron el proyecto de ley "I am Vanessa Guillén Act" en honor a la soldado fallecida el pasado 22 de abril en Fort Hood y a los muchos sobrevivientes de violencia sexual que han surgido valientemente a raiz de la desaparición y asesinato brutal de la militar de 20 años de edad.

La legislación, que cuenta con apoyo bipartidista y podría ser sometida a votación en cuestión de semanas o para el mes de noviembre. De ser aprobada, la ley "proporcionará a los sobrevivientes investigaciones independientes tanto para informes de acoso sexual como de agresión sexual . También convertiría el acoso sexual en un delito penal en el ejército, lo que ayudaría a llegar al meollo de un problema que con demasiada frecuencia conduce a la violencia y destruye carreras y vidas. La familia Guillén y las legiones de militares anteriores y actuales exigen un cambio audaz", dijo Speier, presidenta del Subcomité de Personal Militar del Servicio de Fuerzas Armadas en la Cámara de Representantes.

Dallas ISD

Dallas Covid-19

La senadora Mazie K. Hirono presentó una legislación complementaria en el Senado federal.

Después de reunirse con la familia Guillén, la vocera de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se comprometió a realizar una votación en la Cámara sobre la propuesta de ley, que también cuenta con el apoyo de Donald Trump, quien recibió a la familia de Vanessa en la Casa Blanca en julio.

Específicamente, la "Ley Yo Soy Vanessa Guillén" conseguiría:

-Trasladar las decisiones de enjuiciamiento sobre casos de agresión sexual y acoso sexual fuera de la cadena de mando a una Oficina del Jefe Fiscal dentro de cada servicio militar;
    -Crear un delito militar autónomo por acoso sexual;
    -Establecer investigadores de acoso sexual capacitados que estén fuera de la cadena de mando del denunciante y el acusado;
    -Crear un proceso de denuncia confidencial para el acoso sexual que esté integrado con la base de datos "Atrapa a un delincuente en serie" (Catch a Serial Offender database) del Departamento de Defensa;
    -Exigir a la Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO) que investigue los procedimientos militares para encontrar miembros en servicio desaparecidos y los compare con los procedimientos utilizados por las fuerzas del orden público y las mejores prácticas;
    -Exigir que tanto el DoD (Department of Defense) como la GAO realicen evaluaciones separadas de los programas de prevención y respuesta al acoso sexual/agresión (SHARP) de los servicios militares; y
    -Establecer un proceso mediante el cual los miembros del servicio puedan presentar reclamos por negligencia y buscar daños compensatorios contra el Departamento de Defensa en caso de agresión o acoso sexual.

La legislación, que cuenta con apoyo bipartidista y podría ser sometida a votación en cuestión de semanas o para el mes de noviembre. De ser aprobada, la ley "proporcionará a los sobrevivientes investigaciones independientes tanto para informes de acoso sexual como de agresión sexual . También convertiría el acoso sexual en un delito penal en el ejército, lo que ayudaría a llegar al meollo de un problema que con demasiada frecuencia conduce a la violencia y destruye carreras y vidas. La familia Guillén y las legiones de militares anteriores y actuales exigen un cambio audaz", dijo Speier, presidenta del Subcomité de Personal Militar del Servicio de Fuerzas Armadas en la Cámara de Representantes.

Dallas ISD

Dallas Covid-19

La senadora Mazie K. Hirono presentó una legislación complementaria en el Senado federal.

Después de reunirse con la familia Guillén, la vocera de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se comprometió a realizar una votación en la Cámara sobre la propuesta de ley, que también cuenta con el apoyo de Donald Trump, quien recibió a la familia de Vanessa en la Casa Blanca en julio.

Específicamente, la "Ley Yo Soy Vanessa Guillén" conseguiría:

-Trasladar las decisiones de enjuiciamiento sobre casos de agresión sexual y acoso sexual fuera de la cadena de mando a una Oficina del Jefe Fiscal dentro de cada servicio militar;
    -Crear un delito militar autónomo por acoso sexual;
    -Establecer investigadores de acoso sexual capacitados que estén fuera de la cadena de mando del denunciante y el acusado;
    -Crear un proceso de denuncia confidencial para el acoso sexual que esté integrado con la base de datos "Atrapa a un delincuente en serie" (Catch a Serial Offender database) del Departamento de Defensa;
    -Exigir a la Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO) que investigue los procedimientos militares para encontrar miembros en servicio desaparecidos y los compare con los procedimientos utilizados por las fuerzas del orden público y las mejores prácticas;
    -Exigir que tanto el DoD (Department of Defense) como la GAO realicen evaluaciones separadas de los programas de prevención y respuesta al acoso sexual/agresión (SHARP) de los servicios militares; y
    -Establecer un proceso mediante el cual los miembros del servicio puedan presentar reclamos por negligencia y buscar daños compensatorios contra el Departamento de Defensa en caso de agresión o acoso sexual.