11212017Mar
Last updateLun, 20 Nov 2017 5pm

Costa Lerena: solucionando nuestros problemas, Parte II

¿Cómo vamos a resolver el problema? Cómo resolver el problema es el punto en cuestión y debemos buscar opciones, alternativas a la resolución de dicho problema en concreto y sus eventuales consecuencias. No solo hay que valorar los aspectos positivos de la resolución del problema, también los posibles aspectos negativos que tendrá como consecuencia y los elementos neutros, aquellos que indistintamente de la resolución del problema no se verán afectados.

Ninguna idea que se nos ocurra para solucionar un problema nos debe resultar descabellada, esto forma parte del principio mismo de abrir nuestro abanico personal de opciones; y si de entrada comenzamos a realizar juicios de valor sobre las posibles soluciones que se nos ocurran solo lograremos limitar aún más nuestras posibilidades.

El enfoque o ángulo de abordaje del problema es lo que eventualmente puede permitir resolverlo de la mejor manera posible. Aquí primero debemos valorar ciertos elementos particulares: cuál método de resolución que utilizaremos, las estrategias a implementar, los recursos con los que contamos para aplicar soluciones y el riesgo asociado a cada decisión que tomemos. 

Cuando hablamos de ángulos desde dónde atender un problema, nos referimos a algo enteramente personal y, al mismo tiempo, algo que se requiere atender en primer lugar desde nuestras propias necesidades. El enfoque racional y disociado de emociones contaminantes es clave; no se puede planificar nada de forma efectiva desde estados emocionales alterados; me refiero a estados frecuentes como el estrés, la presión misma que ejerce el problema e incluso sensaciones de impotencia o ira. El enfoque orgánico del problema es muy flexible y se adapta fácilmente a cualquier circunstancia analizada; resulta muy útil para intentar entender las situación y comprendernos a nosotros mismos. La flexibilidad debe prevalecer como principio que rige nuestro sistema de resolución del problema, evitando así los enfoques lineales y mecánicos; modelos de aplicación repetitiva que pueden limitarnos en potencia. Es como observar un mapa tradicional en papel y compararlo con un globo terráqueo; desde luego el cambio de perspectiva por sí solo nos brindará otros ángulos y así podremos detectar fácilmente muchos detalles presuntamente ocultos del problema.

Una vez que tenemos claro cuál es la mejor solución para un problema, debemos entrar en acción e implementar la mejor opción. Hay que desarrollar un plan de implementación para la resolución del problema de forma estructurada; poner en práctica la mejor alternativa es parte clave dentro de la estrategia que previamente planificamos. Al mismo tiempo debemos estar atentos y vigilar la aplicación de nuestro plan para resolver el problema; comprobar si logramos resolverlo o no. Es menester supervisar el desarrollo de nuestra estrategia y la forma de solución elegida; no solo a mediano y corto plazo, pues la resolución de un problema debe ser indefinida.

Entra aquí la necesidad de analizar la efectividad del método que elegimos, teniendo siempre presente que podremos realizar las modificaciones necesarias y volver a intentar solucionarlo de una forma u otra. El trabajo previo de planificación en modo alguno significa que no fuera bueno, es probable que sino logramos resolver el problema sea porque nos equivocamos en las formas de implementación de la estrategia. Hay muchos factores que pueden intervenir y entorpecer el desarrollo de nuestra estrategia, algunas requieren de tiempo y debemos ser pacientes; no por ello significa que debamos bajar los brazos o dejar de estar alertas al problema.

Si logramos resolver el problema también debemos analizar cómo lo conseguimos, ello nos permitirá pulir nuestras formas de implementar estrategias más efectivas en la resolución de problemas futuros que se nos puedan presentar. Sin dejar de lado qué experimentamos y con ello nuestra curva de aprendizaje ha mejorado; al final de cuentas somos experiencia y ella es el alimento de nuestra subjetividad.

Lee aquí la primera parte de este artículo: http://hoydallas.com/site/index.php/vida-y-salud/crecimiento-personal/784-costa-lerena-solucionando-nuestros-problemas-parte-i-2


Daniel Costa Lerena: http://www.costalerena.com/ https://twitter.com/costalerena