Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los padres que obligan a los niños a pedir disculpas a pesar de no sentir remordimiento podrían estar haciendo más mal que bien, de acuerdo a un nuevo estudio de Universidad de Michigan.

Esto se debe a que el punto principal de una disculpa (expresar remordimiento y reparar relaciones) se pierde porque a los niños les puede disgustar el hecho de disculparse sin hacerlo de voluntad propia.

Los investigadores analizaron si los niños distinguen entre expresiones de remordimiento voluntarias y coercitivas (a fuerza), y sí saben la diferencia.

Los hallazgos sugieren que explorar formas de ayudar a su hijo a aprender a sentir empatía por la víctima, asegurando así una disculpa sincera, es más constructivo que obligarles a decir un inmediato "lo siento".

"Asegúrese de que el niño entienda por qué la otra persona se siente mal, y asegúrese de que esté realmente listo para decir 'Lo siento'. Luego pídales que se disculpen", dijo el autor del estudio Craig Smith, investigador del Centro para el Crecimiento y Desarrollo Humano de la U-M.

"Obligar a su hijo a pedir disculpas va a ser contraproducente,” añadió. “El elemento educativo de hacer que un niño se disculpe desaparece y el objetivo de la disculpa --ayudar a su hijo a expresar su remordimiento, calmar a la persona cuyos sentimientos han sido heridos y hacer que su hijo sea más agradable-- se pierde".

Smith y sus colegas observaron cómo los niños de 4 a 9 años veían tres tipos de escenarios de disculpas entre sus compañeros: disculpas espontáneas, disculpas incitadas pero voluntarias y disculpas obligadas.

Descubrieron que los niños veían disculpas voluntarias de la misma manera, ya sea que los adultos lo incitaran o no. Pero las disculpas forzadas no se consideraron efectivas, especialmente entre los niños de 7 a 9 años, dijo Smith.

Todos los niños vieron que los transgresores se sentían peor después de la disculpa que antes, pero los niños de 7 a 9 años pensaron que los malos sentimientos de los apologistas forzados estaban arraigados en el interés propio (preocupación por el castigo, por ejemplo) y no en el remordimiento.

Los niños de todas las edades pensaron que las víctimas se sintieron mejor después de recibir una disculpa voluntaria, pero vieron que el receptor de la disculpa forzada se sentía peor que el receptor de la disculpa voluntaria.

¿Cómo pueden los padres ayudar a sus hijos pequeños a responder con empatía después de haber molestado a otra persona y, en última instancia, ofrecer una disculpa voluntaria?  

"Cuando su hijo está tranquilo, ayúdelo a ver cómo se siente la otra persona y por qué", dijo Smith. "Una disculpa es una forma de hacerlo, pero hay muchas maneras. La investigación muestra que incluso los niños en edad preescolar valoran cuando un malhechor hace las paces con la acción. A veces esto es más poderoso que las palabras".

El estudio aparece en línea en la edición de noviembre de Merrill-Palmer Quarterly.

Resumen del estudio