09202017Mié
Last updateMié, 20 Sep 2017 12am

El cuento del cáncer del cervix podría tener un final feliz

0
0
0
s2smodern

El cáncer de cérvix fue en un tiempo la causa principal de muerte por cáncer entre mujeres estadounidenses. Pero, en los últimos 50 años, el número de casos nuevos de cáncer de cérvix diagnosticados anualmente ha disminuido casi 75%, gracias a la adopción generalizada de los exámenes selectivos de detección para cáncer cervical, que pueden detectar los cambios en el cérvix antes de que se conviertan en cáncer.

Aun así, tanto en Estados Unidos como alrededor del mundo, las mujeres hispanas no se han beneficiado tanto de este progreso como las mujeres de otros grupos étnicos. Aunque los índices de cáncer de cérvix han disminuido entre las hispanas, la posibilidad que ellas tienen de padecer la enfermedad es casi 70% más alta que la de mujeres blancas no hispanas. Esta desigualdad podría disminuir si las mujeres hispanas se hicieran exámenes selectivos de detección en mayor número.

Cerca de 500 mujeres hispanas mueren por cáncer de cérvix cada año en Estados Unidos, pero cerca de 400 de estas muertes podrían evitarse si las mujeres se sometieran a los exámenes selectivos recomendados e hicieran el seguimiento de cualquier resultado anormal. Por lo tanto, además de asegurarse de que usted se hace los exámenes selectivos de detección, es muy importante que sepa el resultado de sus exámenes y que se haga cualquier prueba de seguimiento o procedimiento necesario.

Exámenes selectivos de detección de cáncer de cérvix

La razón por la que se ha logrado reducir los casos y las muertes por cáncer de cérvix es que cada vez más mujeres se hacen la prueba de Papanicolaou. Esta consiste en un procedimiento simple que permite que su médico encuentre las células en el cérvix que ya han comenzado a cambiar de tal manera que podrían eventualmente convertirse en cáncer.

Muchos expertos recomiendan que las mujeres se hagan la prueba de Papanicolaou cada tres años a partir de los 21 años de edad. En las mujeres mayores de 30 años de edad, la prueba se puede combinar con un análisis que encuentra las células que contienen los tipos de virus del papiloma humano (VPH) que causan cáncer.

Las infecciones por ciertos tipos de VPH causan básicamente todos los cánceres cervicales. La infección por VPH se puede transmitir por medio de muchos tipos de contacto sexual, aun cuando se use condón, y las infecciones por VPH son muy comunes. Sin embargo, la mayoría de las infecciones desaparecen por sí solas. Las que no desaparecen por sí solas pueden causar que las células se hagan anormales y, con el tiempo, cancerosas. Pero, si las células anormales o precancerosas se encuentran temprano, se puede dar tratamiento antes de que se hagan cancerosas.

Prevención de infecciones por VPH

Dado que casi todo cáncer cervical es causado por la infección por ciertos tipos de VPH, los investigadores han formulado vacunas para prevenir la infección en primer lugar. Las vacunas funcionan al entrenar el sistema inmunitario para que combata los tipos de VPH que causan la mayoría de los cánceres cervicales y otros cánceres relacionados con el VPH. Las vacunas han demostrado ser efectivas solo si se aplican antes que se presente la infección por VPH, por eso se recomiendan las vacunas de rutina a los 11 o 12 años de edad, antes de que haya relaciones sexuales. Las vacunas se pueden administrar a niñas a partir de los 9 años de edad o a mujeres de hasta 25 o 26 años de edad (dependiendo de la vacuna).

Dado que las vacunas no impiden la infección contra todos los tipos de VPH que causan cáncer, es muy importante que las mujeres vacunadas se hagan la prueba de Papanicolaou con regularidad. Claramente, el cáncer de cérvix es una historia de éxito para la investigación médica. Pero, en realidad, lograr salvar la vida de cerca de 400 mujeres hispanas cada año dependerá de usted. Usted puede prevenir el cáncer cervical con exámenes selectivos de detección y la vacuna contra el VPH.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer

0
0
0
s2smodern