Génesis GV70: El SUV del año que debes conocer

El Génesis GV70 alcanzó la cúspide: en fechas recientes fue nombrado el SUV del año por Motor Trend. Jamás había estado más de acuerdo con el galardón, aunque el año pasado fue para el Land Rover Defender  y también coincidí.

Cualquier imagen que puedas ver del GV70 no le hace justicia; lo tienes que admirar en persona, solo así serás testigo de cada detalle, cada curva y cada genialidad que tiene. Por ejemplo, cuenta con un lector de huellas para personalizar el manejo en caso de que más de una persona lo conduzca.

Todo funciona en armonía en esta camioneta; no hay nada que desentone. Incluso su pantalla ventral flotante —algo que en lo personal detesto— funciona muy bien; no parece ser un aditamento incrustado a la fuerza, como en Audi, por ejemplo. En general, las terminaciones dentro y fuera del Génesis son homogéneas.

El diseño de la parrilla frontal hace juego con los rines y tiene la misma terminación en forma de rombo. Jamás había visto un auto con semejante coordinación: su forma curvada del exterior te da un sentido de elegancia pero también es aerodinámica: un vehículo bien imaginado y ejecutado a la vez.

Los interiores también tienen la combinación perfecta entre elegancia y deportivismo; es una sinfonía de buen gusto, nada "salta a la vista", solo al escudriñarlo te das cuenta de que todo encaja como un rompecabezas sutilmente terminado: nada es excesivo y tampoco no le hace falta nada.

Además, el manejo es supremo. Tiene la capacidad de hacerte sentir que estás sobre las nubes, como en un auto de lujo, pero también tiene la maniobrabilidad de un deportivo. Su potencia es simplemente exacta: un motor de 6 cilindros con 375 caballos de fuerza, la medida perfecta para hacer rebases cortos pero también para ahorrar gasolina y salvar el planeta, con un rendimiento de 25 millas por galón.

El único defecto fue la falta de #AppleCarPlay inalámbrico, un lujo reciente visto en modelos de gama media y alta. Debería ser un estándar, me gustaría verlo en las próximas versiones del Génesis GV70.

Manejamos un modelo Sport Prestige, con un precio base de $52,600 dólares, con paquetes adicionales que probablemente podríamos prescindir de ellos: el Sport Advance Package y el Sport Prestige Package, de $5,000 y $4,900.

El precio total del modelo manejado fue de $64,045 dólares y nos parece que vale cada centavo, pues el auto luce como un SUV de lujo de entre $80,000 y $100,000.

En conclusión, el Génesis GV70 llegó a la cima y creemos que se mantendrá ahí por mucho tiempo. Simplemente no tiene competidores, ni por el precio ni por la sofisticación; es único en estilo y pedigrí; es en sí mismo, su propio segmento, su propio mundo y su propio auto.

Cualquier imagen que puedas ver del GV70 no le hace justicia; lo tienes que admirar en persona, solo así serás testigo de cada detalle, cada curva y cada genialidad que tiene. Por ejemplo, cuenta con un lector de huellas para personalizar el manejo en caso de que más de una persona lo conduzca.

Todo funciona en armonía en esta camioneta; no hay nada que desentone. Incluso su pantalla ventral flotante —algo que en lo personal detesto— funciona muy bien; no parece ser un aditamento incrustado a la fuerza, como en Audi, por ejemplo. En general, las terminaciones dentro y fuera del Génesis son homogéneas.

El diseño de la parrilla frontal hace juego con los rines y tiene la misma terminación en forma de rombo. Jamás había visto un auto con semejante coordinación: su forma curvada del exterior te da un sentido de elegancia pero también es aerodinámica: un vehículo bien imaginado y ejecutado a la vez.

Los interiores también tienen la combinación perfecta entre elegancia y deportivismo; es una sinfonía de buen gusto, nada "salta a la vista", solo al escudriñarlo te das cuenta de que todo encaja como un rompecabezas sutilmente terminado: nada es excesivo y tampoco no le hace falta nada.

Además, el manejo es supremo. Tiene la capacidad de hacerte sentir que estás sobre las nubes, como en un auto de lujo, pero también tiene la maniobrabilidad de un deportivo. Su potencia es simplemente exacta: un motor de 6 cilindros con 375 caballos de fuerza, la medida perfecta para hacer rebases cortos pero también para ahorrar gasolina y salvar el planeta, con un rendimiento de 25 millas por galón.

El único defecto fue la falta de #AppleCarPlay inalámbrico, un lujo reciente visto en modelos de gama media y alta. Debería ser un estándar, me gustaría verlo en las próximas versiones del Génesis GV70.

Manejamos un modelo Sport Prestige, con un precio base de $52,600 dólares, con paquetes adicionales que probablemente podríamos prescindir de ellos: el Sport Advance Package y el Sport Prestige Package, de $5,000 y $4,900.

El precio total del modelo manejado fue de $64,045 dólares y nos parece que vale cada centavo, pues el auto luce como un SUV de lujo de entre $80,000 y $100,000.

En conclusión, el Génesis GV70 llegó a la cima y creemos que se mantendrá ahí por mucho tiempo. Simplemente no tiene competidores, ni por el precio ni por la sofisticación; es único en estilo y pedigrí; es en sí mismo, su propio segmento, su propio mundo y su propio auto.