La versión con motor a diesel de la F-150 se volvió una realidad en este 2018, y en mayo, las novedosas unidades habrán empezado a llegar a concesionarios de Estados Unidos.

A pesar de la promesa de la eficiencia en combustible: 30 millas por galón en autopista 22mpg en la ciudad y 25 mpg en combinado, Ford ha tenido que enfatizar desde diciembre que anunció la F-150 a diesel que ha tomado medidas muy serias para garantizar que sus motores a diesel cumplan por completo con todas las regulaciones y no contaminen en un uso cotidiano, más allá de las pruebas de eficiencia hechas de antemano.

Una de las características que más llaman la atención de la poderosa F-150 3.0 Power Stroke Diesel es la dismunición del ruido desde la cabina y en el exterior, como lo han hecho notar varios conocedores.

"Existe ese gruñido diesel característico bajo aceleración de moderada a dura, pero suena muy lejos", hizo notar Motor Trends tras una prueba de manejo del vehículo, cuya estampa principal definió como el "refinamiento del diesel".

En Twitter, Chad Kirchner ejemplifica con una PowerStroke Yamaha cómo la F-150 a diesel no es tan ruidosa como se podría suponer a pesar de su poder y tamaño.

Además de su destacable economía de combustible, la nueva F-150 Power Stroke presenta la mejor combinación *potencia diesel: 250 caballos de fuerza y un robusto torque de 440 lb-ft., mayor que el torque de una Ram 1500 Hemi V8 2019. También proporciona el mejor remolque diesel de su clase de 11,400 libras para tirar barcos, caballos o casas rodantes.

Forbes, le dedica un extenso artículo a la F-150 a diesel, señalando que es fantástica, pero lanza la interrogante sobre si su arribo es demasiado tarde.