Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

México es un país de tradiciones y costumbres muy arraigadas, sobre todo la que se vive cada seis años con la llegada de un nuevo Presidente...

Es costumbre que con la llegada de un nuevo mandatario,la esperanza de que las cosas mejoren resurja con mayores bríos en el corazón de muchos mexicanos. No en todos, porque ya son muchas las decepciones, -todo tiene un límite.

El ciclo de esperanza y decepción en México se ha dado de manera recurrente desde mediados de 1800, cuando el país volvió de nuevo a creer, esa vez con la llegada de Benito Juárez al poder, pero una nueva decepción colectiva se dio de nuevo al ver a su mandatario huir de la capital ante la inminente invasión de los franceses. Le tomó el resto de su vida, al Benemérito de las Américas convencer a sus conciudadanos que sus actos fueron productos del patriotismo, no de la cobardía. La historia no solo lo exoneró sino que lo colocó como uno de los próceres de toda América.

México, desde entonces, ha vivido con la esperanza de que llegue otro como Juárez, solo para comprobar al final de cada sexenio, que el nuevo resultó peor que el anterior. (Con la honrosa excepción de Lázaro Cárdenas.)

Ante la llegada de Andrés Manuel López Obrador, (AMLO) como Presidente electo de México, me atrevo a afirmar que ahora sí llegó uno bueno. Le tomó a AMLO 18 años convencer a los mexicanos que su finalidad fue y sigue siendo la de "Acabar con la corrupción y la impunidad". Para muchos resultaba un imposible. México era (porque ya no lo es, al menos está en el proceso de no serlo) un país en el que un gran porcentaje de sus ciudadanos vivían convencidos que "para avanzar hay que tranzar" o que "En el año de Hidalgo, chin chin el que deje algo".

"¿De quién es la camioneta nueva que está afuera? Mía oficial, ¿cuál es el problema. Esa camioneta está reportada robada? ¨Eso no puede ser oficial, si la acabo de sacar de la agencia. -Usted decide, o me llevo la camioneta o me acompaña en calidad de detenido". Sirva de ejemplo como una de tantas anécdota de tantas experiencias que han vivido los mexicanos residentes en el extranjero en su paso por México.

Pero ahora, digamos que si AMLO logra que el 40% de los casi 130 millones de mexicanos rechacen la corrupción, no acepten la impunidad y actúen en consecuencia, el efecto positivo en la población se sentiría de inmediato.

Más que palabras han sido sus hechos: A AMLO no le tembló la voz ni el pulso para exigir la formación de una Guardia Nacional (Igualito como en Estados Unidos.) Para esto logró que se reformaran varios artículos de la Constitución Mexicana. Puso a temblar a los jueces corruptos acostumbrados a negociar con la justicia y terminó con la campaña de satanización de los 'pobresores',  maestros que ganan un ínfimo salario y que fueron el blanco de las críticas del anterior gobierno. Asimismo, anunció la suspensión de pensiones a ex Presidentes. Quitó privilegios a funcionarios, incluidos guardaespaldas, tomó posesión de sus avionetas y helicópteros del gobierno que tenían para uso personal y ordenó la revisión de contratos supermillonarios que se hicieron para beneficios de particulares. Asimismo, arrasó con otros privilegios a los que ya se habían acostumbrado los funcionarios y ex funcionarios.

Mi pronóstico con el gobierno de AMLO es que de seguir como va, logrará no una cuarta transformación, sino una quinta y sexta. Ya les encontraremos los nombres a las que seguirán.

Una noticia que no se ha comentado en los medios de comunicación en inglés ¿Por qué será? Y que debo destacar, es la manera digna e inteligente en que AMLO está manejando su relación con su vecino del Norte. En pocas palabras, el mandatario mexicano ya le indicó a su contraparte de Estados Unidos que México dejó de ser el Siervo incondicional del Norte y que sin corrupción se convertirá en una verdadera Potencia del Sur. Al mismo tiempo, ya hizo "migas" con Jared Kushner quien viajó ex profeso para verlo fuera de los confines del Palacio Nacional.

En una reunión que intentó ser privada, Kushner le indicó a AMLO que su suegro, a través de los conductos oficiales le haría llegar muy pronto 5,000 millones de dólares para programas de desarrollo social en México y que había otros 5,000 para otros países de Centroamérica. Esta cantidad fue aprobada por el Congreso. Recordemos que se trata del mismo Congreso que le negó un centavo para la construcción del muro.

La reunión de Kushner y AMLO hubiera quedado, como lo quería el Presidente de Estados Unidos, en el más absoluto de los secretos, si no es porque unos periodistas mexicanos, de medios informativos tradicionales, le siguieron la pista al Presidente y se enteraron de los detalles de esta reunión. Ni tardos ni perezosos la hicieron pública.

Al ser cuestionado, AMLO no tuvo reparo en dar detalles. Para fortuna del Presidente de Estados Unidos, los medios de comunicación en inglés, no dijeron absolutamente nada de esta reunión. El temor del Presidente es que si esta noticia trasciende, sus seguidores se pueden enojar y decepcionar, ya que mucha de su popularidad se debe a la guerra mediática que inició desde el principio de su campaña contra este segmento de la población. La reacción que tendrían sin duda los apoyadores del Presidente sería sin duda: Oh my God!

Alicia Alarcón, periodista radial,  conduce un programa de opinión en KBLA-1580 AM en Los Angeles, CA.  Es autora de La Migra Me Hizo los Mandados  y Revancha en Los Angeles (Arte Público Press).