De acuerdo a datos recientes del FMI y de consultoras privadas para la medición local, Argentina tuvo un incremento generalizado de precios anual del orden del 21,3%. Ese fue el promedio entre 2008 y 2012, siendo un estimado el correspondiente al último año.

La información fue recopilada y analizada por IERAL Fundación Mediterránea, que comenta que este ranking ubica a Argentina junto a la República Democrática del Congo, Etiopía, Bielorrusia, Sudán y Venezuela.

Con ello aclara que un 83% de los países del mundo mostraron una tasa de inflación anual de un dígito, mientras que sólo un 17% de los países observaron tasas de inflación de dos dígitos.

A la vez, señala que 84% de los países del globo experimentaron un crecimiento medio positivo en el último lustro, mientras que 29 (el 16% restante) enfrentaron recesiones, sufriendo contracciones en sus niveles de producción. El promedio de expansión económica fue del 1,8% por año.

Argentina comienza el período 2009-2014 con una mejora de la actividad del 6,8% y se proyectó un 2,6% para el año pasado. Si bien las tasas fueron superiores al 12% en 2010 y 2011, en 2009 sólo se registró un crecimiento del 0,8% en 2009, siempre según cifras del FMI.

“Existen países que crecieron poco con baja inflación, pero también otros que crecen mucho con inflación de un dígito anual. En realidad, lo difícil es encontrar países con dos dígitos de inflación, ya sea que sus economías crezcan o no”, esgrime el informe de IERAL.

En su reporte, establecen el vínculo entre los precios y el crecimiento. Así, detallan que entre los países con inflación del 0 al 5% anual, más del 66% crecieron por debajo de la mediana mundial, que fue del 3,1%. Esto se lo atribuyen a que “en ese grupo se encuentran mayoritariamente los países más desarrollados, que en la última década crecieron menos que los emergentes, o directamente han estado en recesión en buena parte del citado período, por causa de sus bien conocidas crisis financieras”.

En el grupo de inflación mayor al 5% anual, compuesto principalmente por países emergentes, observa que aproximadamente dos tercios de los países tuvieron un crecimiento del PBI mayor a la mediana mundial. El mayor porcentaje de estas economías sufrieron un aumento de precio de entre el 5 y el 10% anual.