Alrededor de 240,000 inmigrantes, junto con millones de seres queridos celebraron y lloraron al enterarse de que un juez federal dio una orden temporal para bloquear la finalización del Estatus de Protección Temporal (TPS) que había sido ordenada por el gobierno de Trump para cientos de miles de haitianos, nicaragüenses, salvadoreños y sudaneses.

Cuatro propuestas fueron sometidas a votación la semana pasada y las cuatro fueron derrotadas por los contrarios, unas menos aceptables que las otras, al final el Senado terminó con las manos vacías y los “Dreamers” quedaron una vez más en “veremos”.

Más artículos...