A solo dos días de que se cumpla el plazo del 5 de octubre para renovar DACA, que afecta a más de 150,000 beneficiarios, el gobierno de Trump parece insistir en mantener como está la apresurada fecha límite a pesar de los múltiples llamados para que la extienda.

La información actualizada del DHS (Departamento de Seguridad Nacional) subraya que cerca de 50,000 actuales beneficiarios de DACA que deben inscribirse antes del plazo del 5 de octubre aún no habían tramitado su solicitud de renovación. Si no saben sobre el nuevo plazo, o no pueden reunir los fondos, o si se equivocan en la solicitud, estarán en problemas.

“A pesar de su resistencia hasta el momento, el DHS debería ampliar el plazo arbitrario para la renovación de DACA hasta, al menos, el 5 de enero de 2018”, declaró la organización America's Voice.

Una beneficiaria de DACA que está a punto de terminar su carrera de medicina, testificó el martes ante un Comité del Senado que está supervisando/analizando la decisión del Gobierno de finalizar el programa de Acción Diferida.

Denisse Rojas Márquez, de 28 años, se identificó como una de los casi 800,000 beneficiarios de DACA y dijo que se considera una estadounidense indocumentada muy trabajadora, una “californiana orgullosa, y recientemente una neoyorquina.

“Actualmente estudio medicina en la Escuela de Medicina del Monte Sinaí. Después de graduarme, quiero trabajar como médica en comunidades en desventaja aquí en Estados Unidos.

"Mi familia y yo nos asentamos en Fremont, California, provenientes de México, en 1990, cuando yo tenía menos de un año de vida. Andé mis primeros pasos en un apartamento de dos piezas, donde pasé la mayor parte de mi niñez”, narró Márquez.

La joven inmigrante destacó todo lo que ha podido lograr tras recibir el estatus de protección que le brinda DACA, incluyendo haber cofundado la organización Pre-Health Dreamers, “que sirve a unos 800 indocumentados como yo que aspiran a convertirse en profesionales de la salud”, declaró.

Al final de su testimonio, Márquez imploró al Presidente que continúe el programa DACA y proteja a los beneficiarios hasta que el Congreso apruebe una solución permanente.

“He amado a este país desde que tengo memoria. Para mí y muchos otros, es el único país que conocemos y el único lugar al que pertenecemos. El reloj avanza, así que les pregunto. ¿Pelearán para defender nuestros sueños?", dijo al concluir.

APOYO REPUBLICANO
Varios legisladores republicanos de la Cámara de Representantes, como Dan Newhouse (WA) y Scott Taylor (VA), han dado también razones para que se apruebe una extensión. El nuevo apoyo del Partido Republicano se suma a las recientes cartas de legisladores y líderes cívicos y empresariales en las que se hace un llamado al DHS para ampliar el plazo del 5 de octubre.

El juez federal Nicholas G. Garaufis también ha expresado su frustración hacia el apoyo de la admnistración Trump al arbitrario plazo, calificándolo de “inaceptable”. El alcance y el enfoque de la demanda colectiva ante el juez Garaufis significa que, a pesar de su frustración, un fallo judicial que extienda el plazo de octubre puede, al parecer, no ser emitido desde su jurisdicción.

"El Congreso, observando la crueldad que significa el hecho de que los Dreamers luchen aún más para cumplir con el plazo artificial de la renovación, debería apurarse y aprobar una legislación que provea una solución permanente para esos beneficiarios afectados y el resto de la población de Dreamers, cuyas vidas y futuro han sido arrojados hacia la incertidumbre tras el anuncio del gobierno de Trump de terminar DACA.

"El Dream Act tiene apoyo bipartidista en ambas cámaras, es tema de una nueva petición de descargo y sería aprobado si se llevara al pleno para ser votado", afirmó el grupo America's Voice.