Piden a Dreamers que tengan el mismo coraje para luchar por DAPA

ARLINGTON, Texas -- Ramiro Luna, quien regresó de Arizona hace un par de meses después de librar tres duras batallas anti-inmigrantes en esa zona, pidió a quienes han peleando por la causa de los "Dreamers" que demuestren el mismo coraje para defender "DAPA" -o la Acción Diferida para Padres de hijos nacidos en Estados Unidos.

Luna se reintegró al activismo en Texas al aceptar encargarse de los asuntos comunitarios del recién fundado Centro Latino para el Desarrollo de Liderazgo, que como punto de partido inició la defensa del Texas Dream Act o la ley que permite a estudiantes indocumentados pagar la misma cuota que los residentes del estado en colegios y universidades de Texas.

En Austin, la 84va. Legislatura tiene en la mesa la propuesta SB 1819 que intenta anular o repeler la HB 1403 (mejor conocida como el Texas Dream Act).

"Mi trabajo en Arizona estuvo muy pesado, pero las tres campañas que fui a pelear las gané. Ya me daban ansias de regresar con mi comunidad, con mi gente", dijo Luna al final del foro "Dreamers Go Places Too" en UTA, en el que un grupo de "Dreamers" llegó a Arlington a hablar sobre el estatus del movimiento.

"Estoy orgulloso de cómo el movimiento ha evolucionado. Y creo que ahorita es un tiempo crucial para definirnos cómo somos, porque ahorita todavía tenemos la misma definición de que somos el dreamer que está luchando para preservar el 'in state tuiton', o el Dream Act; pero también tenemos que estar muy concientes que tenemos ya más armas".

Luna se refiere a la fuerza que ha ganado el movimiento de los Soñadores/Dreamers (aquellos jóvenes que fueron traidos por sus padres en en la infancia a Estados Unidos sin documentos), quienes a partir del 2012 recibieron permisos de trabajo mediante la orden ejecutiva que emitió el Presidente Obama conocida como "DACA".

"Ya no nos pueden deportar tan fácil como antes", explica Luna. "Tenemos que tomar esa energía para seguir luchando por DAPA que es muy importante, ahorita estoy un poco desilusionado de la presión que hemos puesto para seguir; necesitamos la misma clase que teníamos para el Dream Act, que tengamos ese mismo coraje para los padres de los estudiantes".

HIJOS PREOCUPADOS

Zamanda Martínez, de 23 años, nació en Fort Worth, pero pertenece a la organización "Dream Factory".

"Técnicamente no soy dreamer, pero soy dreamer para mi familia porque es indocumentada, soy parte de una familia de estatus mixto", dijo Martínez al final del evento.

"Tampoco significa que porque soy cuidadana estadounidense estoy feliz o estoy a gusto. Si algo le pasa a mis padres o a mis hermanos, eso no está bien tampoco. Me afecta", añadió Martínez, quien estudia sicología.

La estudiante opinó sobre la influencia que ha tenido en ella el movimiento de los "Dreamers", y rompió en llanto al recordar que cuando estaba pequeña a su papá lo deportaron. Después de una pausa y animada por los aplausos, dijo que recientemente una abogada de inmigración la invitó a que se integrara como interna en su oficina.

Martínez piensa hacer sus estudios de posgrado en leyes. Su padre regresó a Estados Unidos pero necesita de una reforma migratoria para ajustar su estatus.

"Me dio mucho ánimo oir cómo César Vargas (director de Dream Act Coalition) siendo indocumentado fue a la escuela de leyes y superó eso. Pienso que si él lo pudo hacer, yo también, y tengo más motivación", dijo.

La familia inmediata de Martínez vive en Texas, pero sus abuelos viven en México. "Y mi mamá no los ha visto como en 20 años".

"Mucha gente que tiene documentos no habla de esto, porque tal vez no sabe. Pero a mí sí me afecta y me da mucho sentimiento que la familia sufre. No pienso que es totalmente política, para mí es algo humanitario porque afecta a familias y en muchas circunstancias las separa. Y eso no está bien", subrayó.

Mónica Solís, otra ciudadana estadounidense que estuvo en el foro, estudia enfermería.

La joven explicó que llegó a apoyarlos porque "muchos no tienen esa oportunidad de progresar, pero hay gente que apoya y trata de que se pasen leyes para que se beneficien.

"La mayoría de mi familia está indocumentada, yo tengo la fortuna de haber nacido aquí, pero eso no me impide apoyar y tratar de ayudar a quienes no tienen oportunidades".

ANDIOLA

Erika Andiola, del grupo Arizona Dream Act Coalition, quien integró el panel oficial del foro junto a César Vargas (Dream Act Coalition), Douglas Interiano (Proyecto Inmigrante) y Miguel Solís (Mesa Directiva del Dallas-ISD), recordó la experiencia de cuando frenó la deportación de su mamá en el 2013, siendo ella misma una "Dreamer".

"En el 2013 hubo una redada en mi casa. Honestamente todavía no sabemos de dónde vino, muchas personas piensan que fue por mi activismo, pero iban buscando a mi mamá y como mi hermano estaba ahí también se lo llevaron".

Oficiales de Inmigración llegaron alrededor de las 9 de la noche a llevarse a su mamá, recordó Andiola, pero ella y sus amigos activistas ya habían empezado a luchar contra detenciones para frenar deportaciones. "Toda la madrugada estuvimos haciendo llamadas, llamando a diferentes personas en Washington, y al día siguiente a las 9 de la mañana gracias a Dios ya estaba mi mamá de regreso en Phoenix".

Andiola se acogió a la protección de DACA desde 2012, pero admite que nada ha sido fácil.

"Todo esto no pasó de la nada. El Presidente no se levantó del lado bueno de su cama y dijo 'voy a anunciar esto'. Ha sido un esfuerzo grandísimo de muchos soñadores, -que antes era un riesgo salir de las sombras, decir que eras indocumentado, y muchos lo hicieron.

A los soñadores les digo que traten de aprender de eso para que puedan empoderarse y sepan que pueden cambiar las cosas... no le están abriendo paso a una lucha que realmente puede cambiar las cosas para nosotros, si sienten lástima de sí mismos", reflexionó.

ROBÓTICA

Andiola se graduó con Oscar Vázquez en Arizona, uno de los estudiantes indocumentados del equipo de robótica que en preparatoria ganó un concurso a nivel nacional y cuya historia fue llevada a Hollywood ("Spare Parts", 2014).

"En el 2009, estábamos eempezando con el movimiento, había profesores y gente súper, súper buena que nos apoyaba muchísimo, en ese tiempo ellos empezaron a saber cómo funcionaba eso de parar las deportaciones; entonces, ellos fueron lo que empezaron todo esto de tratar de regresar a Oscar y le hablaron al Senador (Dick) Durbin y él pudo hacer lo suyo.

"Eso fue uno de los primeros casos que nos enseñó cómo poder trabajar en casos de deportaciones", admitió.

NORT TEXAS DREAM TEAM

En febrero, la organización Teach For America y los integrantes del North Texas Dream Team organizaron una exhibición del documental "Underwater Dreams" en el Latino Cultural Center, con la presencia de otro de los cuatro jóvenes del equipo de robótica de Arizona, Cristian Arcega.

La activista Dulce Matuz, que cuando era "Dreamer" apareció en la portada de TIME como una de las personas más influyentes de Estados Unidos, también viajó a Dallas para la presentación.

Arcega compartió con HOY Dallas que a pesar de la hazaña que logró junto a sus compañeros llegó al cine, en la vida real no han dejado de luchar. El mismo estudiante no ha podido concluir sus estudios, aunque también recibió DACA. Actualmente tiene una campaña activa para recaudar fondos para solventar sus estudios de ingeniería eléctrica: https://www.crowdismo.com/project/cristian-arcega-dream-build

ACCIÓN EN AUSTIN

El lunes 6 de abril, un grupo de 20 estudiantes y simpatizantes del Dream Act estará en Austin para testificar en la audiencia de la Legislatura sobre la propuesta SB 1819.

"Si queremos parar esta ley, hay que pararla al principio", dijo Luna.

"Si dejamos que pase la audiencia, que pase para un voto... ahorita como está el Senado y la Cámara de Representantes no está nada seguro para nuestra comunidad. Hay que matar ese intento lo más pronto posible", concluyó.

 

Luna se reintegró al activismo en Texas al aceptar encargarse de los asuntos comunitarios del recién fundado Centro Latino para el Desarrollo de Liderazgo, que como punto de partido inició la defensa del Texas Dream Act o la ley que permite a estudiantes indocumentados pagar la misma cuota que los residentes del estado en colegios y universidades de Texas.

En Austin, la 84va. Legislatura tiene en la mesa la propuesta SB 1819 que intenta anular o repeler la HB 1403 (mejor conocida como el Texas Dream Act).

"Mi trabajo en Arizona estuvo muy pesado, pero las tres campañas que fui a pelear las gané. Ya me daban ansias de regresar con mi comunidad, con mi gente", dijo Luna al final del foro "Dreamers Go Places Too" en UTA, en el que un grupo de "Dreamers" llegó a Arlington a hablar sobre el estatus del movimiento.

"Estoy orgulloso de cómo el movimiento ha evolucionado. Y creo que ahorita es un tiempo crucial para definirnos cómo somos, porque ahorita todavía tenemos la misma definición de que somos el dreamer que está luchando para preservar el 'in state tuiton', o el Dream Act; pero también tenemos que estar muy concientes que tenemos ya más armas".

Luna se refiere a la fuerza que ha ganado el movimiento de los Soñadores/Dreamers (aquellos jóvenes que fueron traidos por sus padres en en la infancia a Estados Unidos sin documentos), quienes a partir del 2012 recibieron permisos de trabajo mediante la orden ejecutiva que emitió el Presidente Obama conocida como "DACA".

"Ya no nos pueden deportar tan fácil como antes", explica Luna. "Tenemos que tomar esa energía para seguir luchando por DAPA que es muy importante, ahorita estoy un poco desilusionado de la presión que hemos puesto para seguir; necesitamos la misma clase que teníamos para el Dream Act, que tengamos ese mismo coraje para los padres de los estudiantes".

HIJOS PREOCUPADOS

Zamanda Martínez, de 23 años, nació en Fort Worth, pero pertenece a la organización "Dream Factory".

"Técnicamente no soy dreamer, pero soy dreamer para mi familia porque es indocumentada, soy parte de una familia de estatus mixto", dijo Martínez al final del evento.

"Tampoco significa que porque soy cuidadana estadounidense estoy feliz o estoy a gusto. Si algo le pasa a mis padres o a mis hermanos, eso no está bien tampoco. Me afecta", añadió Martínez, quien estudia sicología.

La estudiante opinó sobre la influencia que ha tenido en ella el movimiento de los "Dreamers", y rompió en llanto al recordar que cuando estaba pequeña a su papá lo deportaron. Después de una pausa y animada por los aplausos, dijo que recientemente una abogada de inmigración la invitó a que se integrara como interna en su oficina.

Martínez piensa hacer sus estudios de posgrado en leyes. Su padre regresó a Estados Unidos pero necesita de una reforma migratoria para ajustar su estatus.

"Me dio mucho ánimo oir cómo César Vargas (director de Dream Act Coalition) siendo indocumentado fue a la escuela de leyes y superó eso. Pienso que si él lo pudo hacer, yo también, y tengo más motivación", dijo.

La familia inmediata de Martínez vive en Texas, pero sus abuelos viven en México. "Y mi mamá no los ha visto como en 20 años".

"Mucha gente que tiene documentos no habla de esto, porque tal vez no sabe. Pero a mí sí me afecta y me da mucho sentimiento que la familia sufre. No pienso que es totalmente política, para mí es algo humanitario porque afecta a familias y en muchas circunstancias las separa. Y eso no está bien", subrayó.

Mónica Solís, otra ciudadana estadounidense que estuvo en el foro, estudia enfermería.

La joven explicó que llegó a apoyarlos porque "muchos no tienen esa oportunidad de progresar, pero hay gente que apoya y trata de que se pasen leyes para que se beneficien.

"La mayoría de mi familia está indocumentada, yo tengo la fortuna de haber nacido aquí, pero eso no me impide apoyar y tratar de ayudar a quienes no tienen oportunidades".

ANDIOLA

Erika Andiola, del grupo Arizona Dream Act Coalition, quien integró el panel oficial del foro junto a César Vargas (Dream Act Coalition), Douglas Interiano (Proyecto Inmigrante) y Miguel Solís (Mesa Directiva del Dallas-ISD), recordó la experiencia de cuando frenó la deportación de su mamá en el 2013, siendo ella misma una "Dreamer".

"En el 2013 hubo una redada en mi casa. Honestamente todavía no sabemos de dónde vino, muchas personas piensan que fue por mi activismo, pero iban buscando a mi mamá y como mi hermano estaba ahí también se lo llevaron".

Oficiales de Inmigración llegaron alrededor de las 9 de la noche a llevarse a su mamá, recordó Andiola, pero ella y sus amigos activistas ya habían empezado a luchar contra detenciones para frenar deportaciones. "Toda la madrugada estuvimos haciendo llamadas, llamando a diferentes personas en Washington, y al día siguiente a las 9 de la mañana gracias a Dios ya estaba mi mamá de regreso en Phoenix".

Andiola se acogió a la protección de DACA desde 2012, pero admite que nada ha sido fácil.

"Todo esto no pasó de la nada. El Presidente no se levantó del lado bueno de su cama y dijo 'voy a anunciar esto'. Ha sido un esfuerzo grandísimo de muchos soñadores, -que antes era un riesgo salir de las sombras, decir que eras indocumentado, y muchos lo hicieron.

A los soñadores les digo que traten de aprender de eso para que puedan empoderarse y sepan que pueden cambiar las cosas... no le están abriendo paso a una lucha que realmente puede cambiar las cosas para nosotros, si sienten lástima de sí mismos", reflexionó.

ROBÓTICA

Andiola se graduó con Oscar Vázquez en Arizona, uno de los estudiantes indocumentados del equipo de robótica que en preparatoria ganó un concurso a nivel nacional y cuya historia fue llevada a Hollywood ("Spare Parts", 2014).

"En el 2009, estábamos eempezando con el movimiento, había profesores y gente súper, súper buena que nos apoyaba muchísimo, en ese tiempo ellos empezaron a saber cómo funcionaba eso de parar las deportaciones; entonces, ellos fueron lo que empezaron todo esto de tratar de regresar a Oscar y le hablaron al Senador (Dick) Durbin y él pudo hacer lo suyo.

"Eso fue uno de los primeros casos que nos enseñó cómo poder trabajar en casos de deportaciones", admitió.

NORT TEXAS DREAM TEAM

En febrero, la organización Teach For America y los integrantes del North Texas Dream Team organizaron una exhibición del documental "Underwater Dreams" en el Latino Cultural Center, con la presencia de otro de los cuatro jóvenes del equipo de robótica de Arizona, Cristian Arcega.

La activista Dulce Matuz, que cuando era "Dreamer" apareció en la portada de TIME como una de las personas más influyentes de Estados Unidos, también viajó a Dallas para la presentación.

Arcega compartió con HOY Dallas que a pesar de la hazaña que logró junto a sus compañeros llegó al cine, en la vida real no han dejado de luchar. El mismo estudiante no ha podido concluir sus estudios, aunque también recibió DACA. Actualmente tiene una campaña activa para recaudar fondos para solventar sus estudios de ingeniería eléctrica: https://www.crowdismo.com/project/cristian-arcega-dream-build

ACCIÓN EN AUSTIN

El lunes 6 de abril, un grupo de 20 estudiantes y simpatizantes del Dream Act estará en Austin para testificar en la audiencia de la Legislatura sobre la propuesta SB 1819.

"Si queremos parar esta ley, hay que pararla al principio", dijo Luna.

"Si dejamos que pase la audiencia, que pase para un voto... ahorita como está el Senado y la Cámara de Representantes no está nada seguro para nuestra comunidad. Hay que matar ese intento lo más pronto posible", concluyó.