Si hay algo que el inmigrante en este país, cualquiera que sea su estatus, tiene claro desde el principio de su odisea aquí es, sí o sí, la obligación de pagar y declarar impuestos. No hay escapatoria alguna si se quiere participar y beneficiarse del engranaje económico y de servicios en que está basado este experimento social que llamamos Estados Unidos.

En una aparición ante periodistas minoritarios, Hillary Clinton explicó que una reforma migratoria no se puede lograr solo por deseo y prometió dar su mejor esfuerzo para impulsarla, elegir a un Senado demócrata y presionar a la Cámara para que permita un voto.

Más artículos...