Bajo los reflectores: MAYTA

DALLAS -- El 2013 fue un año de mucha creatividad, exposición mediática y reconocimiento para la banda Mayta, afincada en Dallas desde el 2001, aunque de orígenes peruanos.

Eso se debió, entre otras cosas, a que el ecléctico sonido de Mayta simplemente logró enamorar al Dallas Observer, según estima Víctor Rimach, el guitarrista del grupo.

La banda (fundada por los hermanos Iván, Renato y Víctor, quienes llegaron a Texas a principios de la década pasada) fue designada por el prestigioso semanario alternativo como "El Mejor Acto Latino/Tejano" en los Dallas Observer Music Awards 2013, sorprendiendo gratamente a los integrantes del grupo.

"El grupo no esperaba tener tanta respuesta del Dallas Observer en sí. Además de ganar, el Observer nos dio mucha cobertura, nos pusieron en un muy buen lugar", recuerda Víctor, el menor de los hermanos Rimach.

Mayta se alzó con el premio por encima de otras cuatro bandas o "actos latinos" del área de Dallas y Fort Worth: Super Sonic Lips, Parranda Venezuela, Orbinautas y Quimikoz del Son.

"Nos tomaron en cuenta en muchas cosas. Ganamos el premio del Mejor Acto Latino (The Best Latin Act) de 2013, y lo curioso es que pusieron a Renato en la portada de la versión impresa de la publicación que decía 'Mayta y los otros 39 ganadores de los DOMA'.

"Enamoramos al Observer", recalca Rimach, satisfecho.

ESCASOS DE FONDOS

Aunque Mayta toca en eventos públicos y cobra por sus presentaciones, la banda aún no crea el suficiente dinero para poder cubrir sus propios gastos, segú Rimach, por lo que entre todos los hermanos se encargan de pagar el costo de la renta de estudios, la grabación y producción de vídeos. 

"Tenemos tocadas pagadas, pero para sacar el EP (Antropófago) en marzo del 2013 hicimos una recolección de fondos y juntamos como 2,800 dólares, y después pagamos de nuestro bolsillo como 2,500 más para terminar el álbum". 

Aun así, 2013 fue un gran año, en el que Mayta se solidificó y logró un sonido más concreto, dice Rimach. "El sonido de la banda se ha vuelto un poquito más latinoamericano, somos una "Rock-Latin Groove Band", porque sí tenemos rocanrol, pero hemos estado incluyendo un poquito de ritmos folclóricos y ritmos latinoamericanos. En el EP logramos establecer el sonido de Mayta en las 4 canciones que contiene el disco. Tenemos canciones en inglés y en español y hay unas que tiene los dos idiomas en una sola".

A través de los años Mayta ha logrado una "fusión más definida", dice Rimach. “Tuvimos un baterista colombiano que falleció de cáncer muy joven. Mayta hizo una larga pausa entonces, durante el 2007, y en el 2008 regresamos”.

Durante un par de años varios músicos entraron y salieron y entre 2010 y 2011 establecieron la banda oficial con Mauricio Barroso, baterista cubano, y el encargado de los efectos, Bryan González, de México y Sofía Weir, que toca percusión venezolana.

 

Escríbele un correo electrónico a Sandra Velázquez: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Eso se debió, entre otras cosas, a que el ecléctico sonido de Mayta simplemente logró enamorar al Dallas Observer, según estima Víctor Rimach, el guitarrista del grupo.

La banda (fundada por los hermanos Iván, Renato y Víctor, quienes llegaron a Texas a principios de la década pasada) fue designada por el prestigioso semanario alternativo como "El Mejor Acto Latino/Tejano" en los Dallas Observer Music Awards 2013, sorprendiendo gratamente a los integrantes del grupo.

"El grupo no esperaba tener tanta respuesta del Dallas Observer en sí. Además de ganar, el Observer nos dio mucha cobertura, nos pusieron en un muy buen lugar", recuerda Víctor, el menor de los hermanos Rimach.

Mayta se alzó con el premio por encima de otras cuatro bandas o "actos latinos" del área de Dallas y Fort Worth: Super Sonic Lips, Parranda Venezuela, Orbinautas y Quimikoz del Son.

"Nos tomaron en cuenta en muchas cosas. Ganamos el premio del Mejor Acto Latino (The Best Latin Act) de 2013, y lo curioso es que pusieron a Renato en la portada de la versión impresa de la publicación que decía 'Mayta y los otros 39 ganadores de los DOMA'.

"Enamoramos al Observer", recalca Rimach, satisfecho.

ESCASOS DE FONDOS

Aunque Mayta toca en eventos públicos y cobra por sus presentaciones, la banda aún no crea el suficiente dinero para poder cubrir sus propios gastos, segú Rimach, por lo que entre todos los hermanos se encargan de pagar el costo de la renta de estudios, la grabación y producción de vídeos. 

"Tenemos tocadas pagadas, pero para sacar el EP (Antropófago) en marzo del 2013 hicimos una recolección de fondos y juntamos como 2,800 dólares, y después pagamos de nuestro bolsillo como 2,500 más para terminar el álbum". 

Aun así, 2013 fue un gran año, en el que Mayta se solidificó y logró un sonido más concreto, dice Rimach. "El sonido de la banda se ha vuelto un poquito más latinoamericano, somos una "Rock-Latin Groove Band", porque sí tenemos rocanrol, pero hemos estado incluyendo un poquito de ritmos folclóricos y ritmos latinoamericanos. En el EP logramos establecer el sonido de Mayta en las 4 canciones que contiene el disco. Tenemos canciones en inglés y en español y hay unas que tiene los dos idiomas en una sola".

A través de los años Mayta ha logrado una "fusión más definida", dice Rimach. “Tuvimos un baterista colombiano que falleció de cáncer muy joven. Mayta hizo una larga pausa entonces, durante el 2007, y en el 2008 regresamos”.

Durante un par de años varios músicos entraron y salieron y entre 2010 y 2011 establecieron la banda oficial con Mauricio Barroso, baterista cubano, y el encargado de los efectos, Bryan González, de México y Sofía Weir, que toca percusión venezolana.

 

Escríbele un correo electrónico a Sandra Velázquez: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.