Anuncian exhibición en el Museo Kimbell (Fort Worth) sobre la reina egipcia Nefertari

Fort Worth, TX --  El Kimbell Art Museum anunció una muestra sobre la influencia y del poder femenino que prevalecía en la época de mayor auge de la antigua civilización egipcia a mostrarla en su próxima exposición "El Egipto de la Reina Nefertari", del 6 de diciembre de 2020 al 14 de marzo de 2021.

La esencia de esta exhibición es la Reina Nefertari, quien fuera reconocida por su belleza y relevancia. Llamada "ella, para la que el sol brilla", Nefertari era la esposa favorita del faraón Ramsés II.

Dallas

Obtenidos en préstamo del Museo Egizio en Turín, Italia (una de las colecciones más importantes y extensas de piezas del antiguo Egipto en el mundo), estos excepcionales objetos destacan el papel que desempeñaban las mujeres, las diosas, las reinas y los artesanos durante el Imperio Nuevo de Egipto (c. 1539–1075 a. C.).

"Nuestros visitantes podrán ver estatuas majestuosas, exquisitas joyas, vasijas y jarrones decorados, manuscritos en papiro, estelas con bajorrelieves, espléndidos sarcófagos de piedra y ataúdes de madera pintados con intrincados diseños; así como herramientas y objetos cotidianos de los artesanos que construyeron las tumbas reales. El antiguo Egipto ha fascinado por mucho tiempo al mundo moderno", señaló Eric M. Lee, director del Kimbell Art Museum, "y estamos muy entusiasmados de presentar esta remarcable exhibición que es todo a la vez: fascinante, misteriosa, grandiosa, exótica y cautivadora. Estamos especialmente agradecidos con el Museo Egizio por el préstamo de esta extraordinaria colección de objetos".

Nefertari es una de las reinas más celebradas del antiguo Egipto junto con Hatshepsut, Nefertiti y Cleopatra. Era la Gran Esposa Real, la favorita del gran faraón Ramsés II (reinó de 1279 a 1213 a. C.), y quien construyera grandes monumentos, vastas tumbas y templos colosales.

La curadora encargada del Kimbell Art Museum es Jennifer Casler Price, curadora de las salas de arte antiguo de Asia, África y las Américas.

Boletos: La entrada a El Egipto de la Reina Nefertari es de $18 para adultos, $16 para adultos mayores y estudiantes, $14 para menores de 6 a 11 años de edad, y gratuita para menores de 6 años. La entrada está a mitad de precio los martes todo el día y a partir de las 5 p.m. los viernes. La admisión a la colección permanente del Museo es siempre gratuita.

A FONDO:

El faraón, las diosas y el templo: En el antiguo Egipto el faraón fungía de líder espiritual, judicial y político del imperio. En vida, se le consideraba como la reencarnación de Horus, hijo del dios sol Ra, que estaba viviendo temporalmente entre los mortales. La muerte terminaría transformando por completo al faraón en un dios, Ra, pero durante su estancia en la tierra, el faraón estaba encargado de mantener la justicia, la verdad, el orden, y el equilibrio cósmico.

La exhibición da comienzo con una monumental escultura de granito del esposo de Nefertari, el gran faraón Ramsés II, sentado entre el dios sol Amón y su esposa, la diosa Mut, las dos divinidades patronas de Tebass.

Una de las deidades egipcias más aterradora era Sekhmet, divinidad con cabeza de león y diosa de la ira divina. Durante el reinado de Amenhotep III (c. 1390–1353 a. C.), se produjeron cientos de estatuas representando a Sekhmet, incluidas las cuatro imponentes esculturas que se muestran en esta exhibición. Los fieles creyentes hacían ofrendas diarias a Sekhmet para pedir protección y para asegurar que permaneciera en su forma gentil y domesticada: la diosa gata, Bastet.

Aunque tradicionalmente eran los hombres quienes llevaban a cabo las ceremonias en los templos, las mujeres también fungían como sacerdotisas ante los dioses. Las reinas de Egipto jugaban un papel importante en procesiones y celebraciones religiosas; representaban el aspecto femenino de lo divino en la tierra. La diosa Mut, cuyo nombre significa “madre”, personificaba al ideal de la mujer egipcia. Era una mujer diligente que brindaba apoyo y alentaba, además de ser una poderosa reina y una diosa venerada. Esta mezcla de cualidades la hicieron un ejemplo a seguir para las mujeres de todas las esferas de la sociedad egipcia. A Nefertari también se le conocía como Nefertari Meritmut, que significa "La amada de [la diosa] Mut".

La esencia de esta exhibición es la Reina Nefertari, quien fuera reconocida por su belleza y relevancia. Llamada "ella, para la que el sol brilla", Nefertari era la esposa favorita del faraón Ramsés II.

Dallas

Obtenidos en préstamo del Museo Egizio en Turín, Italia (una de las colecciones más importantes y extensas de piezas del antiguo Egipto en el mundo), estos excepcionales objetos destacan el papel que desempeñaban las mujeres, las diosas, las reinas y los artesanos durante el Imperio Nuevo de Egipto (c. 1539–1075 a. C.).

"Nuestros visitantes podrán ver estatuas majestuosas, exquisitas joyas, vasijas y jarrones decorados, manuscritos en papiro, estelas con bajorrelieves, espléndidos sarcófagos de piedra y ataúdes de madera pintados con intrincados diseños; así como herramientas y objetos cotidianos de los artesanos que construyeron las tumbas reales. El antiguo Egipto ha fascinado por mucho tiempo al mundo moderno", señaló Eric M. Lee, director del Kimbell Art Museum, "y estamos muy entusiasmados de presentar esta remarcable exhibición que es todo a la vez: fascinante, misteriosa, grandiosa, exótica y cautivadora. Estamos especialmente agradecidos con el Museo Egizio por el préstamo de esta extraordinaria colección de objetos".

Nefertari es una de las reinas más celebradas del antiguo Egipto junto con Hatshepsut, Nefertiti y Cleopatra. Era la Gran Esposa Real, la favorita del gran faraón Ramsés II (reinó de 1279 a 1213 a. C.), y quien construyera grandes monumentos, vastas tumbas y templos colosales.

La curadora encargada del Kimbell Art Museum es Jennifer Casler Price, curadora de las salas de arte antiguo de Asia, África y las Américas.

Boletos: La entrada a El Egipto de la Reina Nefertari es de $18 para adultos, $16 para adultos mayores y estudiantes, $14 para menores de 6 a 11 años de edad, y gratuita para menores de 6 años. La entrada está a mitad de precio los martes todo el día y a partir de las 5 p.m. los viernes. La admisión a la colección permanente del Museo es siempre gratuita.

A FONDO:

El faraón, las diosas y el templo: En el antiguo Egipto el faraón fungía de líder espiritual, judicial y político del imperio. En vida, se le consideraba como la reencarnación de Horus, hijo del dios sol Ra, que estaba viviendo temporalmente entre los mortales. La muerte terminaría transformando por completo al faraón en un dios, Ra, pero durante su estancia en la tierra, el faraón estaba encargado de mantener la justicia, la verdad, el orden, y el equilibrio cósmico.

La exhibición da comienzo con una monumental escultura de granito del esposo de Nefertari, el gran faraón Ramsés II, sentado entre el dios sol Amón y su esposa, la diosa Mut, las dos divinidades patronas de Tebass.

Una de las deidades egipcias más aterradora era Sekhmet, divinidad con cabeza de león y diosa de la ira divina. Durante el reinado de Amenhotep III (c. 1390–1353 a. C.), se produjeron cientos de estatuas representando a Sekhmet, incluidas las cuatro imponentes esculturas que se muestran en esta exhibición. Los fieles creyentes hacían ofrendas diarias a Sekhmet para pedir protección y para asegurar que permaneciera en su forma gentil y domesticada: la diosa gata, Bastet.

Aunque tradicionalmente eran los hombres quienes llevaban a cabo las ceremonias en los templos, las mujeres también fungían como sacerdotisas ante los dioses. Las reinas de Egipto jugaban un papel importante en procesiones y celebraciones religiosas; representaban el aspecto femenino de lo divino en la tierra. La diosa Mut, cuyo nombre significa “madre”, personificaba al ideal de la mujer egipcia. Era una mujer diligente que brindaba apoyo y alentaba, además de ser una poderosa reina y una diosa venerada. Esta mezcla de cualidades la hicieron un ejemplo a seguir para las mujeres de todas las esferas de la sociedad egipcia. A Nefertari también se le conocía como Nefertari Meritmut, que significa "La amada de [la diosa] Mut".