Juegos Olímpicos: Recipiente de DACA obtiene permiso para viajar a Tokio a competir por Guatemala

Luis Grijalva, un estudiante y corredor de la Universidad de Arizona, llegó a Estados Unidos con sus padres cuando tenía un año de haber nacido (en Guatemala) y después logró enlistarse en el programa de Acción Diferida o DACA, un beneficio que le ha abierto varios caminos, aunque no siempre por completo.

El joven atleta, de 22 años de edad, recientemente calificó a los Juegos Olímpicos y decidió participar en Tokio representando a su país de nacimiento ante la imposibilidad de integrarse al equipo estadounidense, pero los trámites para finalmente emprender el viaje a Japón representaron una de las pruebas más complicadas de su proceso olímpico.

"Sería un honor y un privilegio representar a mi país de origen, pero también poder ser una voz y representar a más de 600,000 'Dreamers' como yo", publicó en Instagram ante la zozobra de saber si sería aprobado su permiso a tiempo para permitirle hacer el largo viaje al continente asiático. "Gracias a todos los que me han apoyado en este proceso, sus mensajes y amables palabras significan mucho para mí".

Después de perderse la inauguración de los Juegos, Grijalva recibió la luz verde para poder salir del país y llegar a tiempo a Japón para la competencia de los 5,000 metros a principios de agosto.

Al terminar en segundo lugar en la final de los 5,000 metros en los campeonatos de pista y campo de la NCAA, obtuvo la marca necesaria para calificar a los Olímpicos: 13:13.14. Grijalva creció en California y ahí se volvió corredor desde muy pequeño, pero recibió una beca para estudiar en la Universidad del Norte de Arizona.

Su agente anunció el lunes la noticia de su documento de viaje que le permitirá reingresar a Estados Unidos.

La familia de Grijalva emigró de Guatemala a Nueva York inicialmente y se mudó a (Fairfield) California cuando Luis tenía tres años. El destino llevó al niño nacido en centroamericana al Valle Central de San Joaquín, un semillero de atletas latinos.

El padre de Griljalva todavía vive en Estados Unidos, mientras que su madre y hermanos regresaron a Guatemala hace varios años.

El joven atleta, de 22 años de edad, recientemente calificó a los Juegos Olímpicos y decidió participar en Tokio representando a su país de nacimiento ante la imposibilidad de integrarse al equipo estadounidense, pero los trámites para finalmente emprender el viaje a Japón representaron una de las pruebas más complicadas de su proceso olímpico.

"Sería un honor y un privilegio representar a mi país de origen, pero también poder ser una voz y representar a más de 600,000 'Dreamers' como yo", publicó en Instagram ante la zozobra de saber si sería aprobado su permiso a tiempo para permitirle hacer el largo viaje al continente asiático. "Gracias a todos los que me han apoyado en este proceso, sus mensajes y amables palabras significan mucho para mí".

Después de perderse la inauguración de los Juegos, Grijalva recibió la luz verde para poder salir del país y llegar a tiempo a Japón para la competencia de los 5,000 metros a principios de agosto.

Al terminar en segundo lugar en la final de los 5,000 metros en los campeonatos de pista y campo de la NCAA, obtuvo la marca necesaria para calificar a los Olímpicos: 13:13.14. Grijalva creció en California y ahí se volvió corredor desde muy pequeño, pero recibió una beca para estudiar en la Universidad del Norte de Arizona.

Su agente anunció el lunes la noticia de su documento de viaje que le permitirá reingresar a Estados Unidos.

La familia de Grijalva emigró de Guatemala a Nueva York inicialmente y se mudó a (Fairfield) California cuando Luis tenía tres años. El destino llevó al niño nacido en centroamericana al Valle Central de San Joaquín, un semillero de atletas latinos.

El padre de Griljalva todavía vive en Estados Unidos, mientras que su madre y hermanos regresaron a Guatemala hace varios años.