Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La publicación especializada Bon Appétit publicó un artículo en su más reciente edición electrónica en el que destaca la variedad de restaurantes en Dallas, pues, "el destino de comida que con frecuencia uno se saltaba en Texas ya no se puede omitir", argumenta el escrito.

Dallas solía verse por debajo de Houston, pero ya no es el caso, apunta Hillary Cadigan, y no se trata de solo una persona o una cosa que esté siendo el agente de cambio, sino la altamente ambiciosa comunidad de chefs de Dallas con alta diversidad operacional, trabajando independientemente "y aun así con un sentido palpable de sincronicidad".

Cadigan destaca la comida de Laos, las flautas estilo Jalisco y los lugares (Ceviche Oyster Bar, Revelers Hall) del vibrante distrito "Bishop Arts", haciendo una mención súper especial a Petra and the Beast (East Dallas), para resaltar que "es un restaurante como ningún otro en la ciudad o realmente... o en ningún lado. Ahí, el chef Misti Norris hace cosas increíbles y locas con partes de animales, pastas caseras y fermentación. "Un carnívoro tiene la obligación de ordenar 'Meatums', una tabla de charcutería que cambia constantemente pero nunca falla", apunta la crítica.

MEZCAL
También afirma que sin importar el lugar de la ciudad donde se esté, es muy probable encontrar una mezcalería a la vuelta de la esquina. En el sur de Dallas (Frente a la entrada principal de Fair Park) está Las Almas Rotas, en donde un camarero sabelotodo te puede ayudar a elegir de entre un menú de 20 páginas. En Deep Ellum, Ruins ofrece una extensa selección similar, con música en vivo, tlayudas muy tarde por la noche y nopales fritos. La Viuda Negra en Belmont Park también alcanza una mención en este apartado.

BEBE DONDE DUERMES
Para terminar una noche en la ciudad, un sitio como pocos: The Joule, "el hotel más sexy de Dallas", ubicado en una torre neo-gótica de 1920 (en el centro, frente a la gigantesca pupila de 30 pies de alto), tiene un bar iluminado en el sótano, el "Midnight Rambler", que "ofrece una variedad siempre cambiante de excelentes cócteles a base de ginebra (y de todo)".