11222017Mié
Last updateMié, 22 Nov 2017 11am

'Love is Love', día histórico en EE.UU.

Wendy Navarro y Zulma de León González viven en Dallas y esperan casarse en otro estado en cuanto puedan

DALLAS -- El fallo que dió a conocer el miércoles la Corte Suprema de los Estados Unidos en favor de la equidad en el matrimonio fue motivo de celebración para miles de parejas del mismo sexo a través del país, pero para Zulma González de León y Wendy Navarro llegó con un ingrediente extra: además de tener la posibilidad de convertir en unión legal su convivencia en pareja de casi ocho años, una de ellas podrá reclamar un ajuste de estatus ante las autoridades de inmigración como cónyuge de una ciudadana estadounidense.

En una decisión tomada por cinco jueces contra cuatro, la Corte derogó la Ley de Defensa del Matrimonio, conocida como DOMA, la cual definía el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, con lo cual negaba beneficios federales a las parejas homosexuales casadas, reportó la agencia de noticias AFP.

"La {ley} DOMA es inconstitucional porque es una denegación del acceso a la libertad de las personas protegida por la Quinta Enmienda", dictaminó la Corte Suprema a tempranas horas del miércoles, para beneplácito de miles que abogaban por la igualdad de derechos de matrimonios entre personas del mismo sexo.

Aunque tienen muchas preguntas todavía, tanto González como Navarro expresaron abiertamente su felicidad por la noticia, con todo y las debidas reservas por el hecho de vivir en Texas, donde el llamado "matrimonio gay" está prohibido.

Navarro, de 31 años, nació en Dallas y siempre ha soñado con poder ayudar a González a ajustar su estatus legal en el país.

"{Zulma} me llamó inmediatamente que supo del fallo. 'Ahora sí se nos va a hacer nuestro sueño realidad'", narró a HoyDallas.com, visiblemente emocionada. "Me propuso matrimonio, pero sin tener el anillo", bromeó Navarro sobre la reacción de su pareja.

"Siempre soñamos con firmar un documento legal", comentó González, emocionada pero aún tensa.

Ambas recuerdan que, poco después de conocerse en un bar del área de Dallas, una tarde fueron a la iglesia de la Esperanza (Cathedral of Hope) para honrar de cierto modo su relación, con la ilusión de un día poderla reafirmar por otros medios, a sabiendas de la imposibilidad de legitimar un matrimonio religioso.

"Siempre pensé que le iba a dar los papeles. Qué bueno que nací aquí", reflexiona Navarro. "¡Qué emoción!".

El próximo 17 de agosto celebrarán ocho años de unión, una travesía en la que no todo ha sido perfecto, reconocen ambas.

"Nos queremos mucho, aunque hay veces que...", trata de explicar sonriendo Navarro, quien tiene en mente celebrar su boda en su restaurante favorito de Fort Worth, "con mariachi y trío; yo con un vestido típico mexicano y ella de mariachi".

En caso de contraer matrimonio en un estado donde se consideren legales los casamientos entre personas del mismo sexo y recibir el beneficio como esposa de una ciudadana estadounidense para ajustar su estatus, De León ya no tendrá que esperar el largo camino que supondría acogerse a la propuesta de ley S.744, que se debate en el Senado con el objetivo de otorgar un estatus legal a aproximadamente 11 millones de indocumentados que viven y trabajan en los Estados Unidos.

Douglas Interiano, director ejecutivo de Proyecto Inmigrante, consideró que "el veredicto de la Suprema Corte muestra un razonamiento sin precedentes, un fenómeno de cambio en las actuales leyes de este país y manda un mensaje contundente al mundo entero sobre la igualdad de derechos en Estados Unidos.

"El fallo realizado por la Corte Suprema de Justicia del día de hoy ofrece una oportunidad a los matrimonios del mismo sexo, que podrán solicitar la residencia permanente para su pareja. Aunque todavía se esperan instrucciones precisas de cómo funcionaría este nuevo cambio en el derecho de la migración estadounidense, es claro y representa una gran oportunidad para las personas que viven bajo las sombras o en el extranjero, para que puedan eventualmente solucionar su estatus migratorio o migrar a este país legalmente, si bien están casados con ciudadanos del mismo sexo de este país", reiteró Interiano.

"Sería un beneficio dentro de muchos (conseguir el ajuste de estatus a través del matrimonio), sin duda el más importante", estima González. "Porque somos una pareja que vivimos juntas desde hace varios años, lo nuestro es legítimo, no es ningún fraude, como otra gente que sólo se ha casado para arreglar sus papeles y ya. Lo nuestro tiene validez emocional y es verdadero".

"Yo llegué desde los 17 y ya casi cumplo los 43", dijo De León, quien trabaja de manera independiente como analista de reclamos y también es cantante. "Un año después de la Amnistía del '86", afirmó.

A pesar de que sectores conservadores reaccionaron con decepción a la decisión del tribunal federal, González añora "casarse" en la Catedral de Guadalupe de Dallas.

"Porque yo daba mañanitas ahí cada 12 años", explica González, nacida en Reynosa, Tamaulipas, México.

La Conferencia estadounidense de Obispos Católicos reaccionó con la siguiente declaración: "hoy es un día trágico para el matrimonio y para nuestra nación", pidiendo a los estadounidenses que recen para que la Corte Suprema reconsidere una decisión "equivocada".

En contraste, un reciente sondeo de la firma Gallup indicó que un 53 por ciento de los estadounidenses apoya el matrimonio entre homosexuales.

"Al final somos iguales físicamente, no tenemos un título tatuado en la frente para que se nos trate diferente", argumenta Navarro, quien se dedica a las labores del hogar al mismo tiempo que asiste a González en tareas administrativas en la medida de lo posible, ya que también está por culminar la equivalencia de la preparatoria para posteriormente inscribirse a la universidad y estudiar abogacía.

En el país, el matrimonio entre personas del mismo sexo ha sido adoptado por 12 estados y el Distrito de Columbia.

González está convencida de que el matrimonio les traerá más tranquilidad en lo que respecta a ciertas diligencias.

"Todo va a ser menos complicado. No habrá que dar tantas explicaciones a la hora de ir a solicitar crédito para comprar juntas una casa o proyectos de las dos, porque ahorita no hay igualdad, a pesar de que uno siempre paga sus impuestos. Yo no puedo comprar una casa porque, aunque tengo ingresos, no tengo un número de seguro social.

"Vamos a tener más libertad y respeto. Yo voy a poder decidir por ella y, viceversa, como en el caso de alguna enfermedad, y podremos hacer que nuestros bienes se respeten", afirma González.

"Pero vamos a tomar las cosas con calma", agrega Navarro.

"Yo organizaré la fiesta y ella se encargará de darme el anillo", sentenció.


MÁS REACCIONES:

El Presidente Barack Obama dijo que el fallo del tribunal representa "un paso histórico para la igualdad" en el tema del matrimonio. "Love is Love", escribió en su cuenta de Twitter.

"Con la decisión de hoy de la Corte Suprema parece que el principio contra la discriminación por el que tanto he luchado se aplicará a nuestras leyes de inmigración, y las parejas binacionales y sus familias ahora pueden estar unidas bajo la ley", dijo Patrick Leahy, un demócrata de Vermont que preside el Comité Judicial del Senado.

El expresidente Bill Clinton, quien en 1996 promulgó la DOMA, aunque después se unió a los llamados para revertirla, aplaudió el fallo actual en una declaración emitida a la par de su esposa, Hillary Clinton, exsecretaria de Estado.

 

Escríbele un correo electrónico a Sandra Velázquez: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.