Dallas ISD

Santos Rodríguez: 48 años después de su asesinato, la Policía de Dallas pide disculpas

En el 48mo. aniversario del homicidio de Santos Rodríguez, un niño hispano de 12 años a quien un policía de Dallas baleó a muerte durante un interrogatorio relacionado con un hurto menor, la madre del menor recibió una disculpa de parte del jefe del departamento policiaco.

Bessie Rodríguez, la madre de Santos, acudió a la ceremonia en la que estuvo presente Eddie García, el nuevo jefe de la Policía de Dallas. El año pasado también acudió Renee Hall, la ahora exjefa del departamento. Este año, no obstante, García ofreció unas palabras a Rodríguez tanto en inglés como en español.

 "Gracias por dejarme decir algunas palabras, no solo como padre, como jefe policiaco, como latino, pero también a nombre de cada oficial que porta este uniforme. No permitiré que nuestro departamento lo olvide", le dijo García a la señora Rodríguez durante una ceremonia el sábado por la mañana.

El oficial (Darrell Cain) que mató a Santos, jugaba a la ruleta rusa durante la interrogación del niño latino, quien esposado y en el asiento trasero de una patrulla respondía acerca de un robo ocurrido en una gasolinera. Su hermano David, también era interrogado y presenció el impacto de bala que sufrió su hermano.

Cain fue sentenciado a cinco años de cárcel pero apenas estuvo encerrado la mitad de ese tiempo.

"Lo siento. Lamentamos que alguien a quien se le confió el protegerla, alquien que portó el uniforme que con orgullo visto hoy, se llevó a su hijo y al hermano de David por la vía del asesinato", añadió García.

David, el hermano sobreviviente de Santos, no estuvo presente en la ceremonia.

Hace tres años,  la Southern Methodist University (SMU) calculó que desde la muerte de Santos, la población mexicoamericana en Dallas/Fort Worth o el Metroplex creció de cerca de 100,000 personas en 1973, a unos 2 millones en el 2018; sin embargo, la mayoría de los latinos en Dallas nunca han escuchado la historia de Santos Rodríguez.

El escultor Seth Vandable mostró una estatua que será dedicada a la memoria de Santos próximamente en Dallas.

Bessie Rodríguez, la madre de Santos, acudió a la ceremonia en la que estuvo presente Eddie García, el nuevo jefe de la Policía de Dallas. El año pasado también acudió Renee Hall, la ahora exjefa del departamento. Este año, no obstante, García ofreció unas palabras a Rodríguez tanto en inglés como en español.

 "Gracias por dejarme decir algunas palabras, no solo como padre, como jefe policiaco, como latino, pero también a nombre de cada oficial que porta este uniforme. No permitiré que nuestro departamento lo olvide", le dijo García a la señora Rodríguez durante una ceremonia el sábado por la mañana.

El oficial (Darrell Cain) que mató a Santos, jugaba a la ruleta rusa durante la interrogación del niño latino, quien esposado y en el asiento trasero de una patrulla respondía acerca de un robo ocurrido en una gasolinera. Su hermano David, también era interrogado y presenció el impacto de bala que sufrió su hermano.

Cain fue sentenciado a cinco años de cárcel pero apenas estuvo encerrado la mitad de ese tiempo.

"Lo siento. Lamentamos que alguien a quien se le confió el protegerla, alquien que portó el uniforme que con orgullo visto hoy, se llevó a su hijo y al hermano de David por la vía del asesinato", añadió García.

David, el hermano sobreviviente de Santos, no estuvo presente en la ceremonia.

Hace tres años,  la Southern Methodist University (SMU) calculó que desde la muerte de Santos, la población mexicoamericana en Dallas/Fort Worth o el Metroplex creció de cerca de 100,000 personas en 1973, a unos 2 millones en el 2018; sin embargo, la mayoría de los latinos en Dallas nunca han escuchado la historia de Santos Rodríguez.

El escultor Seth Vandable mostró una estatua que será dedicada a la memoria de Santos próximamente en Dallas.