Originario de Ánimas, Rodeo, en el estado de Durango, el señor Teódulo Fernández falleció el martes en Dallas a los 75 años de edad. La policía cree que falleció tras ser golpeado por una llanta que se desprendió de un automóvil estacionado frente a su residencia, en un incidente que las autoridades atribuyen a la alta velocidad a la que viajaba un conductor a bordo de una camioneta que impactó a dos autos estacionados y terminó insertada en el barandal de la casa de la víctima.

Alrededor de las 3 p.m. del 13 de octubre, el señor Fernández, de 75 años de edad, le avisó a su esposa María del Carmen que iría a ponerle gasolina a su camioneta Explorer, estacionada frente a su casa.

La señora Fernández, narró a HOY Dallas que ella se quedó en la puerta de su vivienda observando a su esposo, quien salió hasta la banqueta y decidió aguardar para subir a su vehículo, la calle suele ser transitad a a alta velocidad y quiso ser precavido... Instantes después, ella lo alertó de un auto que se aproximaba a alta velocidad y el señor Fernández alcanzó a caminar hacia la derecha en un intento por protegerse, pero no nada pudo evitar el fuerte golpe que recibió.

Dallas ISD

Dallas Covid-19

Aracely Fernández dijo en una entrevista que uno de los vecinos de sus padres le contó que la camioneta que causó el choque inicial parecía que transitaba a "100 millas por hora". El límite de velocidad en el tramo donde ocurrió la tragedia está fijado en 35 mph. Una cuenta de GoFundMe fue establecida para los gastos del entierro, confirmó Fernández, una de los nueve hijos que le sobreviven al finado.

Otra de sus hijas el miércoles nos pudo mostrar una mancha de sangre que aún se podía ver a aproximadamente un metro y medio del zaguán.

"Mi mamá salió llorando y gritó 'me mataron a mi viejito'. Dice que ya no tenía los ojos abiertos y solo se quejaba", dijo María SaenzPardo. Ella condujo rápidamente desde el Este de Dallas hacia la casa de sus padres con la esperanza de encontrarlo, pero la ambulancia llegó en poco tiempo por él y al llegar al hospital fue declarado muerto.

Jasmine SaenzPardo, una de las nietas del señor Fernández decidió pedirle al Cabildo municipal que tome cartas en el asunto de la alta velocidad a la que transistan por la calle y empezó a circular una petición en Change con el objetivo de lograr "Calles Más Seguras en Barrios de Bajos Ingresos".

La Policía de Dallas avisó a los medios de comunicación un día después acerca de un "incidente mayor" en la Avenida Marsalis, refiriéndose al caso de la familia Fernández. El conductor que iba a bordo de la camioneta, una F-150 2007, fue identificado como Germán Soto Arce, de 46 años.

Arce conducía a alta velocidad por la Avenida Marsalis a la altura de la cuadra 1800 y no pudo evadir a dos automóviles desocupados que estaban estacionados debidamente en la curva, impactándose contra un Dodge Charger 2016, el cual después fue empujado hacia el segundo vehículo estacionado, una Ford Explorer 1999. El Dodge Charger perdió la llanta frontal derecha, la cual se cree que impactó al señor Fernández, quien estaba parado en la banqueta. Soto huyó del lugar a pie pero fue aprehendido poco después, indicó el Departamento de Policía en su reporte.

La familia prepara una vigilia para el sábado a las 7:30 p.m. en la casa del matrimonio Fernández.

Alrededor de las 3 p.m. del 13 de octubre, el señor Fernández, de 75 años de edad, le avisó a su esposa María del Carmen que iría a ponerle gasolina a su camioneta Explorer, estacionada frente a su casa.

La señora Fernández, narró a HOY Dallas que ella se quedó en la puerta de su vivienda observando a su esposo, quien salió hasta la banqueta y decidió aguardar para subir a su vehículo, la calle suele ser transitad a a alta velocidad y quiso ser precavido... Instantes después, ella lo alertó de un auto que se aproximaba a alta velocidad y el señor Fernández alcanzó a caminar hacia la derecha en un intento por protegerse, pero no nada pudo evitar el fuerte golpe que recibió.

Dallas ISD

Dallas Covid-19

Aracely Fernández dijo en una entrevista que uno de los vecinos de sus padres le contó que la camioneta que causó el choque inicial parecía que transitaba a "100 millas por hora". El límite de velocidad en el tramo donde ocurrió la tragedia está fijado en 35 mph. Una cuenta de GoFundMe fue establecida para los gastos del entierro, confirmó Fernández, una de los nueve hijos que le sobreviven al finado.

Otra de sus hijas el miércoles nos pudo mostrar una mancha de sangre que aún se podía ver a aproximadamente un metro y medio del zaguán.

"Mi mamá salió llorando y gritó 'me mataron a mi viejito'. Dice que ya no tenía los ojos abiertos y solo se quejaba", dijo María SaenzPardo. Ella condujo rápidamente desde el Este de Dallas hacia la casa de sus padres con la esperanza de encontrarlo, pero la ambulancia llegó en poco tiempo por él y al llegar al hospital fue declarado muerto.

Jasmine SaenzPardo, una de las nietas del señor Fernández decidió pedirle al Cabildo municipal que tome cartas en el asunto de la alta velocidad a la que transistan por la calle y empezó a circular una petición en Change con el objetivo de lograr "Calles Más Seguras en Barrios de Bajos Ingresos".

La Policía de Dallas avisó a los medios de comunicación un día después acerca de un "incidente mayor" en la Avenida Marsalis, refiriéndose al caso de la familia Fernández. El conductor que iba a bordo de la camioneta, una F-150 2007, fue identificado como Germán Soto Arce, de 46 años.

Arce conducía a alta velocidad por la Avenida Marsalis a la altura de la cuadra 1800 y no pudo evadir a dos automóviles desocupados que estaban estacionados debidamente en la curva, impactándose contra un Dodge Charger 2016, el cual después fue empujado hacia el segundo vehículo estacionado, una Ford Explorer 1999. El Dodge Charger perdió la llanta frontal derecha, la cual se cree que impactó al señor Fernández, quien estaba parado en la banqueta. Soto huyó del lugar a pie pero fue aprehendido poco después, indicó el Departamento de Policía en su reporte.

La familia prepara una vigilia para el sábado a las 7:30 p.m. en la casa del matrimonio Fernández.