9 de septiembre de 2020 -- Una mujer indocumentada que en el mes de marzo se presentó a un albergue para animales de la ciudad de Dallas a entregar a su mascota de 10 años, después de intentar procurarle cuidado pero sin el dinero suficiente para el tratamiento, fue arrestada en agosto y posteriormente entregada a las autoridades de inmigración.

María Flores llegó con su perro (Muffy) enfermo al Servicio de Animales de Dallas pues la mascota requería de un tratamiento a fondo y costoso por una dolencia en una pata trasera, el cual ella no podía pagar. Lo que nunca imaginó fue que cinco meses después (el 11 de agosto) los agentes del Sheriff del Condado de Dallas la arrestarían y ahora se encuentra bajo custodia de las autoridades de inmigración.

Belinda Arroyo, su abogada, le dijo a KERA News que no tiene sentido el arresto de Flores, de 54 años y el aparente maltrato del que fue objeto junto a su esposo. Parece casi "como si estuvieran siendo culpados por no tener dinero suficiente, porque ciertamente no fue por falta de querer cuidar del perro, ya que lo hubieran podido dejar morir o ni siquiera llevarlo al veterinario".

Desde hace una semana las autoridades de inmigración pasaron por ella a la cárcel del condado y ahora está encerrada en el Centro de Dentención Bluebonnet a unas tres horas al oeste de Dallas.

El delito grave del que era acusada por presunta "Crueldad Animal y Tortura" fue reducido a uno de tipo menor y pudo pagar una fianza de $200, de acuerdo al periódico The Dallas Morning News, pero fue puesta a disposición de los agentes de ICE al no tener documentos de estadía legal.

Según la investigación de su caso, Flores cometió una negligencia al no llevar al peluquero a su mascota, provocándole "dolor y sufrimiento injustificado", lo que obligó posteriormente a los médicos a amputarle una pierna.

Muffy se recuperó y fue adoptado en mayo de acuerdo a registros públicos.

María Flores llegó con su perro (Muffy) enfermo al Servicio de Animales de Dallas pues la mascota requería de un tratamiento a fondo y costoso por una dolencia en una pata trasera, el cual ella no podía pagar. Lo que nunca imaginó fue que cinco meses después (el 11 de agosto) los agentes del Sheriff del Condado de Dallas la arrestarían y ahora se encuentra bajo custodia de las autoridades de inmigración.

Belinda Arroyo, su abogada, le dijo a KERA News que no tiene sentido el arresto de Flores, de 54 años y el aparente maltrato del que fue objeto junto a su esposo. Parece casi "como si estuvieran siendo culpados por no tener dinero suficiente, porque ciertamente no fue por falta de querer cuidar del perro, ya que lo hubieran podido dejar morir o ni siquiera llevarlo al veterinario".

Desde hace una semana las autoridades de inmigración pasaron por ella a la cárcel del condado y ahora está encerrada en el Centro de Dentención Bluebonnet a unas tres horas al oeste de Dallas.

El delito grave del que era acusada por presunta "Crueldad Animal y Tortura" fue reducido a uno de tipo menor y pudo pagar una fianza de $200, de acuerdo al periódico The Dallas Morning News, pero fue puesta a disposición de los agentes de ICE al no tener documentos de estadía legal.

Según la investigación de su caso, Flores cometió una negligencia al no llevar al peluquero a su mascota, provocándole "dolor y sufrimiento injustificado", lo que obligó posteriormente a los médicos a amputarle una pierna.

Muffy se recuperó y fue adoptado en mayo de acuerdo a registros públicos.