En el cuarto día de las protestas en Dallas inspiradas por la muerte de George Floyd bajo custodia de la policía de Mineápolis, el grupo que organizó la primera demostración local pidió que no se le relacione con los actos vandálicos y de violencia que han ocurrido después de sus concentraciones pacíficas.

Los líderes de Next Generation Action Network dijeron el lunes por la mañana que no tenían nada que ver con los saqueadores o la violencia que se ha registrado en la ciudad. Las autoridades declararon un toque de queda desde el domingo en varias partes cercanas al centro.

Ana Vargas, una activista proinmigrante y proderechos humanos, dijo a HOY Dallas que, "Nuestro propósito fue siempre una protesta sin violencia y sin vandalismo", en referencia a la demostración del viernes por la tarde que inició pacíficamente y de "manera muy emotiva" en la sede de la Policía de Dallas en Lamar St. pero se fue deteriorando hasta terminar en desmanes.

"La mayoría que empezó eso eran jóvenes", señaló Vargas, quien recordó que estuvo cerca de recibir una agresión accidental cuando un hombre joven ponchó con una navaja el vehículo de la policía muy cerca de ella. El gas lacrimógeno hizo su aparición poco después y fue cuando la activista decidió dar por terminada su participación esa noche e irse a casa.

La Policía de Dallas ha realizado más de 60 arrestos hasta ahora y la mayoría de quienes aparecen en una lista con nombres, edades y razas que proporcionó a los medios son personas menores de 30 años en su mayoría.

Otro dato que saltó a la vista es que la mayoría de los arrestados no viven en Dallas, provenían de los suburbios. De los detenidos, solo 17 son residentes de Dallas.

PROTESTAS: El lunes las protestas pacíficas continuaron, una de ellas con la participación del juez del condado de Dallas Clay Jenkis, quien explicó que habló con los manifestantes por teléfono y acordaron manifestarse pacíficamente "por un rato esta noche.

"Aquí estoy manteniendo la distancia social y usando máscaras junto con la jefa de policía Rene Hall y la Sheriff Marian Brown", informó en Twitter. El grupo se reunió alrededor de las 7 p.m. afuera del edificio de cortes Frank Crowley en Riverfront Blvd., justo en la frontera del toque de queda.

El propio Jenkins informó que después, los que protestaban se habían encaminado a un puente controlado por la ciudad y el estado (Margaret Hunt Hill) e instó a todos a moderarse. Pidió "gracia para los manifestantes".

Al llegar al puente, la policía detuvo a los que llegaron hasta ahí por obstruir el tráfico por más de una hora. La zona no está incluida en el toque de queda. Después de las 11 p.m. se pudieron ver varias camionetas llevando de regreso a los detenidos al edificio de cortes en Riverfront Blvd. en donde fueron dejados libres.

Los líderes de Next Generation Action Network dijeron el lunes por la mañana que no tenían nada que ver con los saqueadores o la violencia que se ha registrado en la ciudad. Las autoridades declararon un toque de queda desde el domingo en varias partes cercanas al centro.

Ana Vargas, una activista proinmigrante y proderechos humanos, dijo a HOY Dallas que, "Nuestro propósito fue siempre una protesta sin violencia y sin vandalismo", en referencia a la demostración del viernes por la tarde que inició pacíficamente y de "manera muy emotiva" en la sede de la Policía de Dallas en Lamar St. pero se fue deteriorando hasta terminar en desmanes.

"La mayoría que empezó eso eran jóvenes", señaló Vargas, quien recordó que estuvo cerca de recibir una agresión accidental cuando un hombre joven ponchó con una navaja el vehículo de la policía muy cerca de ella. El gas lacrimógeno hizo su aparición poco después y fue cuando la activista decidió dar por terminada su participación esa noche e irse a casa.

La Policía de Dallas ha realizado más de 60 arrestos hasta ahora y la mayoría de quienes aparecen en una lista con nombres, edades y razas que proporcionó a los medios son personas menores de 30 años en su mayoría.

Otro dato que saltó a la vista es que la mayoría de los arrestados no viven en Dallas, provenían de los suburbios. De los detenidos, solo 17 son residentes de Dallas.

PROTESTAS: El lunes las protestas pacíficas continuaron, una de ellas con la participación del juez del condado de Dallas Clay Jenkis, quien explicó que habló con los manifestantes por teléfono y acordaron manifestarse pacíficamente "por un rato esta noche.

"Aquí estoy manteniendo la distancia social y usando máscaras junto con la jefa de policía Rene Hall y la Sheriff Marian Brown", informó en Twitter. El grupo se reunió alrededor de las 7 p.m. afuera del edificio de cortes Frank Crowley en Riverfront Blvd., justo en la frontera del toque de queda.

El propio Jenkins informó que después, los que protestaban se habían encaminado a un puente controlado por la ciudad y el estado (Margaret Hunt Hill) e instó a todos a moderarse. Pidió "gracia para los manifestantes".

Al llegar al puente, la policía detuvo a los que llegaron hasta ahí por obstruir el tráfico por más de una hora. La zona no está incluida en el toque de queda. Después de las 11 p.m. se pudieron ver varias camionetas llevando de regreso a los detenidos al edificio de cortes en Riverfront Blvd. en donde fueron dejados libres.