La policía de Dallas publicó un anuncio para aclarar que el papel que por el momento tiene en relación a la orden del condado de Dallas que le pide a los residentes quedarse en casa -al menos que tengan una salida o trabajo esencial- es educacional.

El Condado de Dallas a su vez, informó de 78 casos adicionales confirmados de COVID-19, lo que eleva la cifra de contagios a 247. También reportó la sexta muerte por la enfermedad: una mujer de 80 años de edad que residía en Garland.

Por su parte, el juez Clay Jenkins aclaró que, en cuanto a la orden de quedarse en casa y solo salir a trabajos esenciales, el de "ventas de puerta en puerta" está prohibido y señaló a los estafadores que dicen hacer pruebas del Covid19 a domicilio.

Respecto a la aclaración del Departamento de Policía de Dallas, a raíz de que ha surgido cierta desinformación respecto a su papel o forma de abordar la orden de "Quedarse en casa", el miércoles explicó lo siguiente a la ciudadanía:

Los agentes de la policía de Dallas recibieron previamente un resumen del pedido de quedarse en casa "Shelter in Place" para el condado de Dallas. La ciudad ahora ha adoptado regulaciones similares. Esencialmente, las regulaciones requieren que todas las personas en cualquier lugar de la Ciudad de Dallas se queden en casa, excepto por ciertas actividades esenciales.

La primera línea de defensa de DPD es un enfoque educativo: Los oficiales informarán a los residentes sobre las regulaciones de la orden y los motivos de su implementación. A continuación, los oficiales les pedirán que se dispersen como un medio de cumplimiento voluntario. Dada la gravedad de esta pandemia de COVID-19, se espera que los infractores abandonen el área pacíficamente.

Los oficiales no detendrán a los residentes, pidiendo una identificación o documentación que respalde su necesidad de estar fuera de su residencia, si no tienen otras razones legítimas para detenerlos. En este momento, DPD se enfocará en educar al público.