Un hombre de 77 años, de Arlington, quien murió el domingo, tenía el coronavirus, confirmó el Condado de Tarrant y su familia el martes.

Su nombre era Pat James y fue sometido a una prueba del COVID-19 el sábado, un día antes de morir. Su fallecimiento es la primera fatalidad relacionada con el virus en el condado de Tarrant.

Actualización: Se cree que James contrajo el virus como resultado de un contagio comunitario, dijo el miércoles el juez del condado de Tarrant Glen Whitley. El gobernador Greg Abbott añadió que todos los residentes de la comunidad (Texas Masonic Home, en Arlington) donde residía el paciente fallecido, serán sometidos a exámenes del coronavirus.

 

James estuvo en el hospital por unos cuatro días antes de que le practicaran el examen, señaló un hijastro suyo. James fue diagnosticado con doble neumonía en el Arlington Memorial Hospital y no estaba en la lista de prioridad para hacerle la prueba del coronavirus porque no había viajado al extranjero, explicó su familiar a NBC 5.

Vivía con su esposa en un "duplex" en un centro de retiro en Arlington.

WFAA reportó que su esposa Jean, también había estado enferma, con dificultades para respirar y mostrando síntomas similares a los de su fallecido esposo y con una prueba negativa de la influenza.

Ella fue examinada el martes por la noche, solamente después de que se obtuvo el resultado positivo de su esposo. A pesar de no ser analizada antes, la mujer, una maestra jubilada, estaba en cuarentena voluntaria hasta el martes por la tarde, de acuerdo a la televisora.

Autoridades del Condado informaron que ahora "trabajarán muy de cerca con la administración del centro de retiro en donde vivía James para evaluar a otros residentes y el equipo de trabajo del lugar".

Los síntomas del COVID-19 incluyen tos, fiebre y dificultad para respirar. Puede conducir a bronquitis y neumonía severa. El Condado de Tarrant ha confirmado hasta ahora siete casos de coronavirus, incluyendo a James.