Pati Jinich comparte su éxito. Lo suyo, "es la cocina de todos los mexicanos, es comida casera".

A la chef Pati Jinich le gusta, esencialmente, la comida mexicana casera y es sin duda, su pan de cada día. Rechaza los platillos “pretensiosos, moleculares o hipermodernos”, a pesar de tener una gran vitrina en la televisión pública estadounidense (PBS) y millones que coinciden con ella a la hora de cocinar.

Dallas ISD

Dallas Covid-19

“Me gusta la comida que te nutra, la comida rica, aunque esté 'messy'”..., explica emocionada Jinich, una expolitóloga mexicana convertida en chef, quien ha aprendido a encontrar sofisticación en la sencillez de recetas e ingredientes en los lugares que visita.

Ahora que fuimos a Sinaloa me platicaban y me platicaban de una sopa de ombligo... (en México tenemos nombres chistosos para todo) y yo pensaba que era una sopa de ombligo de cerdo o de algo, [pero] es una sopa, como un caldito de frijol y hacen una bolitas de masa y le hacen un hoyito adentro -como un chochoyote- tiene la forma de ombligo y le dicen sopa de ombligo... pero son bolitas de masa.

"Me sorprendió muchísimo. Me encantó, la receta tiene ingredientes bien básicos, muy baratos, muy sencillos, y una sopa de una sofisticación, en su sencillez, exquisita".

Durante una visita a Dallas para asistir a la apertura de "AvoEatery", un restaurante que tiene al aguacate como centro de atención, Jinich también habló con HOY Dallas de la obsesión que desde siempre han tenido los mexicanos por el apreciado fruto, aunque la reciente "fiebre" que ha desatado en Estados Unidos  ha permitido que sea ampliamente revalorado y apreciado en una nueva dimensión.

"La gente se está dando cuenta que no solo es riquísimo, pero es súper nutritivo y saludable. Y como aquí hay mucha obsesión por estar sano, estar en línea... siento que [ayuda mucho] la combinación de que es un ingrediente delicioso, súper sexy y además súper nutritivo, porque generalmente lo que es muy bueno para ti no es necesariamente tan rico".

La conexión con Dallas es directa para esta mexicana con 20 años ya en Estados Unidos, ya que antes de trasladarse a Washington, en donde despegó su segunda carrera (pues estudió ciencias políticas originalmente), vivió aquí por un tiempo y fue en esta ciudad, en donde, echando de menos los platillos de su infancia empezó a cocinar más en forma, lo que después la convencería a dedicarse por completo a investigar sobre ingredientes y platillos en vez de políticas gubernamentales.

Después de que nació su tercer hijo, cuando ya residía en el área de Washington, decidió renunciar a su trabajo de analista política y empezó a tomar cursos de gastronomía por las noches, cuando su esposo regresaba de trabajar ella salía a las clases. 

Con Pati's Mexican Table en PBS ya suma ocho temporadas y está por comenzar a grabar la novena. El año pasado ganó dos premios de la industria (James Beard Award: Best Cooking Show y Best TV Host) que sin embargo, no considera solo suyos.

“Siento que no es para mí el premio, porque la cocina que yo cocino es la cocina de todos los mexicanos, es comida casera; es comida de diferentes regiones, de diferentes épocas históricas, yo nada más como que lo estoy compartiendo entonces como que, es un reconocimiento al aprecio de la gastronomía de México en Estados Unidos y me da mucho gusto.

 "A través de la cocina puede uno romper preconcepciones y mitos y se conecta más la gente", afirma.

Dallas ISD

Dallas Covid-19

“Me gusta la comida que te nutra, la comida rica, aunque esté 'messy'”..., explica emocionada Jinich, una expolitóloga mexicana convertida en chef, quien ha aprendido a encontrar sofisticación en la sencillez de recetas e ingredientes en los lugares que visita.

Ahora que fuimos a Sinaloa me platicaban y me platicaban de una sopa de ombligo... (en México tenemos nombres chistosos para todo) y yo pensaba que era una sopa de ombligo de cerdo o de algo, [pero] es una sopa, como un caldito de frijol y hacen una bolitas de masa y le hacen un hoyito adentro -como un chochoyote- tiene la forma de ombligo y le dicen sopa de ombligo... pero son bolitas de masa.

"Me sorprendió muchísimo. Me encantó, la receta tiene ingredientes bien básicos, muy baratos, muy sencillos, y una sopa de una sofisticación, en su sencillez, exquisita".

Durante una visita a Dallas para asistir a la apertura de "AvoEatery", un restaurante que tiene al aguacate como centro de atención, Jinich también habló con HOY Dallas de la obsesión que desde siempre han tenido los mexicanos por el apreciado fruto, aunque la reciente "fiebre" que ha desatado en Estados Unidos  ha permitido que sea ampliamente revalorado y apreciado en una nueva dimensión.

"La gente se está dando cuenta que no solo es riquísimo, pero es súper nutritivo y saludable. Y como aquí hay mucha obsesión por estar sano, estar en línea... siento que [ayuda mucho] la combinación de que es un ingrediente delicioso, súper sexy y además súper nutritivo, porque generalmente lo que es muy bueno para ti no es necesariamente tan rico".

La conexión con Dallas es directa para esta mexicana con 20 años ya en Estados Unidos, ya que antes de trasladarse a Washington, en donde despegó su segunda carrera (pues estudió ciencias políticas originalmente), vivió aquí por un tiempo y fue en esta ciudad, en donde, echando de menos los platillos de su infancia empezó a cocinar más en forma, lo que después la convencería a dedicarse por completo a investigar sobre ingredientes y platillos en vez de políticas gubernamentales.

Después de que nació su tercer hijo, cuando ya residía en el área de Washington, decidió renunciar a su trabajo de analista política y empezó a tomar cursos de gastronomía por las noches, cuando su esposo regresaba de trabajar ella salía a las clases. 

Con Pati's Mexican Table en PBS ya suma ocho temporadas y está por comenzar a grabar la novena. El año pasado ganó dos premios de la industria (James Beard Award: Best Cooking Show y Best TV Host) que sin embargo, no considera solo suyos.

“Siento que no es para mí el premio, porque la cocina que yo cocino es la cocina de todos los mexicanos, es comida casera; es comida de diferentes regiones, de diferentes épocas históricas, yo nada más como que lo estoy compartiendo entonces como que, es un reconocimiento al aprecio de la gastronomía de México en Estados Unidos y me da mucho gusto.

 "A través de la cocina puede uno romper preconcepciones y mitos y se conecta más la gente", afirma.