DALLAS -- El domingo, durante una asamblea afuera del edificio del Ayuntamiento, la representante estatal Rettha Bowers le dijo a las cientos de personas que desfilaron en la Marcha de Mujeres que era importante marchar pero también salir a votar.

"No solo vengan a marchar, salgan a votar", pidió a los asistentes durante su turno al micrófono la legisladora del área de Rockwall y partes del este de Dallas (Distrito 113).

El recorrido de casi una milla y media por las calles del centro de la ciudad culminó con el ya tradicional acto de música y oradoras invitadas, lideradas por Bowers y la conocida representante estatal Victoria Neave.

Neave hizo eco de las palabras de su colega Bowers y reflexionó sobre las razones por las que siguen marchando las mujeres. En su breve elocución dijo con optimismo que en este 2020 "recuperaremos la frontera y la Casa Blanca", instando al voto a los asistentes.

También recordó que "hace 100 años, mujeres, como nosotras, demandaron sus derechos constitucionales y al voto. Y hoy como ayer, demandamos justicia".

El tema central del evento anual fue justamente el primer centenario de la ratificación de la 19na. Enmienda Constitucional que le dio a la mujer el derecho al voto en Estados Unidos. 

"La Decimonovena Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos estipula que ni los estados de los Estados Unidos ni el gobierno federal puede denegarle a un ciudadano el derecho de voto a causa de su sexo. Introducido inicialmente en el Congreso en 1878, varios intentos de aprobar una enmienda al sufragio femenino fracasaron hasta que se aprobó en la Cámara de Representantes el 21 de mayo de 1919, seguido por el Senado el 4 de junio de 1919. El 18 de agosto de 1920, Tennessee fue el último de los 36 estados necesarios para asegurar la ratificación. La Decimonovena Enmienda fue adoptada oficialmente el 26 de agosto de 1920: la culminación de un movimiento de décadas por el sufragio femenino tanto a nivel estatal como nacional". -Wikipedia.

"Seguiremos marchando por justicia, por nosotros y por nuestras hermanas", afirmó Neave.

Ana Vargas, una activista independiente del área de Dallas, acudió con sus dos hijos pequeños a la demostración, con el rostro pintado de rojo, en alusión a la violencia que sufren las mujeres en México. "Para hacer conciencia de lo poco que se difunde cuando una mujer indígena es desaparecida; no es la misma difusión, contra el tráfico humano y para no olvidar a las 'mujeres de confort' de los japoneses"...

Vargas se congratuló de la nutrida asistencia que reportó el evento, pero opinó que vio poca presencia de latinas.

PANCARTAS
Entre los múltiples carteles desplegados durante la marcha y la concentración afuera de City Hall destacaron las denuncias contra Donald Trump de parte de hombres y mujeres participantes, unos pidiendo un juicio justo (en relación al Impeachment) y otros con mensajes directas contra el mandatario. Una mujer madura anglosajona mostraba con una sonrisa una ilustración que leía: "Las chicas solo quieren hacer ciencia".

Un grupo de alrededor de 20 personas se colocó en la esquina de la Biblioteca Municipal frente al Ayuntamiento, a demostrar su apoyo a Trump y a favor del aborto.

Por su parte, una adolescente de apariencia latina portaba un pedazo de cartulina a la altura de su pecho que leía "Mantén tus políticas fuera de mi cuerpo". 

Participaron integrantes de grupos comunitarios como TOP (Texas Organizing Project) y múltiples candidatas a puestos públicos del Norte de Texas con sus respectivos simpatizantes.