En medio del barullo por la cercanía de la Navidad, una familia de origen mexicano vivió una inesperada tragedia durante una salida -que parecía trivial- a un supermercado cercano a su hogar en el Norte de Texas el mes pasado.

Hace más de 15 años que los García viven en Carrollton, no muy lejos de la Josey Ln., la transitada avenida que desde Farmers Branch acarrea tráfico a diario a estos dos conocidos suburbios al norte de Dallas.

Víctor García, un niño de 12 años (los había cumplido recién en noviembre), estando en casa por las vacaciones insistió en acompañar a su madre a la tienda, para que no fuera sola y a pie, sin imaginar que ya no regresaría a su hogar.

Un hombre, presuntamente de edad avanzada, transitaba en su camioneta tipo van por la Josey Ln cerca de Belt Line Rd. el pasado lunes 23 de diciembre, antes de la 1 p.m. La mamá de Víctor, Carolina Ramírez, recuerda haber notado que el vehículo se aproximaba a alta velocidad, por lo que le advirtió a su hijo que "tomara de la mano a Emiliano", un nieto pequeño a quien también llevó al supermercado. Los tres caminaban de regreso a casa por la banqueta de la calle.

El resto ocurrió en cuestión de segundos, detalló la acongojada madre el jueves pasado, antes de iniciar el último día de novenario en memoria de su hijo en su casa en la calle Pleasant Run. "Cómo iría el señor, iba volando. Cómo iba de recio que no pudo frenar,  lo que también lo hizo que se saliera fue que no le quiso pegar al otro carro, prefirió venirse sobre uno".

"ESQUIVAR A UN AUTO"
El conductor le dijo a la policía que evitó pegarle a un vehículo que iba delante suyo y que "frenó súbitamente", por lo que "viró", saltando a la banqueta y alcanzando violentamente a Víctor. Emiliano, su pequeño sobrino, resultó lastimado pero sobrevivió.

"Yo pienso que si mi hijo no nos hubiera aventado a nosotros [hubiéramos] sido los tres [los atropellados], pero yo sentí con el brazo que él me aventó" (protegiéndola).

Varios testigos afirmaron lo mismo, que Víctor protegió a su mamá ante la aparente agresiva embestida.

"El fue un héroe", dijo una mujer madura que no quiso ser identificada cuando al día siguiente de la tragedia acudió a dejar un recuerdo al sitio donde reunieron muñecos de peluche, flores, veladoras y cartas para Víctor. Todavía se veían los rastros de la sangre derramada por el niño tras ser impactado.

La madre de Víctor afirma que "cuando aventó" con su vehículo a su hijo, el conductor se fue "hasta la luz y un señor se fue siguiéndolo y ya él se regresó" a la escena. "Y él quedó volteado para donde estaba mi hijo, por eso el policía decía que por qué estaba así.

"Nunca prestó ninguna ayuda de nada. Yo le hacía con la mano que me ayudara antes de que el policía llegara, nunca se bajó él de la van, nada más se quedaba viendo. Y ya cuando el policía llegó, lo ayudaron a llevarlo al baño. Salió (del local a donde fue al servicio) y se subió a la van, pero nunca hizo nada".

En el comunicado de prensa que emitió la policía de Carrollton no hay referencia alguna a ese detalle.

"Yo no quería nada en contra de él, pero sí me dio mucho coraje que nunca se bajó, viéndome a mí cómo andaba como loca, que corría pa' un lado, corría pal otro, él nunca se bajó [a auxiliar a Víctor]", reiteró la señora Ramírez.

"Los que estaban ahí de las llantas si corrieron, pero él nunca se bajó de la van"... Sí quiero que se haga justicia porque a mi hijo le faltaba mucho por vivir, mucho".

Una residente que vive a una cuadra del centro comercial donde ocurrió el atropello, explicó que su hija escuchó el grito de la madre de Víctor y quedó en un choque temporal, sin poder sacarse de la cabeza el dolor de esa voz.

Adrián García, un hermano mayor de Víctor, le dijo a WFAA el día del funeral del menor, el pasado 31 de diciembre, que no creía la versión ofrecida por el conductor.

"Solo queremos que pague por lo que hizo", afirmó ante las cámaras.

COOPERANDO
La Policía de Carrollton entrevistó al conductor en la escena, e informó "que la persona permaneció en la escena y estaba cooperando con la investigación". Su nombre no fue dado a conocer ni se le presentaron cargos.

Jolene Devito, de la Policía de Carrollton, respondió a un mensaje de HOY Dallas en relació a la investigación sobre el caso, explicando que esperaban concluir pronto su investigación y se mantenían a la espera de los resultados toxicológicos del conductor, los cuales están siendo analizados por el Estado, añadiendo que las muestras de sangre también fueron enviadas a un laboratorio privado, con la esperanza de acelerar su devolución.

"We are still waiting for toxicology returns from the state. We've also sent his blood to an additional private lab in hopes of expediting the returns. We hope to have the case resolved soon, but I can't give you an exact timeline due to the outstanding toxicology results", esas fueron las palabras de DeVito en un correo del lunes 13 de enero.

El padre de Víctor recuerda bien la generosidad de su hijo hacia sus familiares (sobrinos pequeños) y compañeros de escuela, el cuidado que prodigaba a sus padres, siendo ambos mayores de 50 años y comprende que no se podrá reparar su partida con nada, pero desea que las autoridades tomen algún tipo de acción o se pronuncien en definitiva respecto a lo que ocurrió.

"Queremos que se haga justicia, que no quede así nada más, al olvido, puede haber más personas que ya les haya pasado esto y pues también no se vale...", dijo el señor Victoriano García.

"No nos lo van a regresar ya, pero uno quiere quedar satisfecho"...

También agradeció el apoyo que los García han recibido de vecinos y gente "que no conocemos" de la comunidad.

"Dios los ayude y los bendiga porque sí estamos todavía apoyados de ellos y estamos saliendo adelante", precisó al final de la entrevista.