FORT WORTH -- La familia de un joven trabajador de 24 años, quien murió el mes pasado aplastado por un portón eléctrico en la Arena Dickies, presentó una demanda alegando que fue una "muerte por negligencia".

Recibe HOY Dallas cada semana

 

Los familiares de Juan Carlos Julián Jr. alegan en la demanda presentada en el Condado de Dallas que la compañía operadora de la Dickies Arena y los contratistas que construyeron el recinto de deportes y espectáculos no instalaron el portón correctamente.

Julián Jr. pereció el sábado 7 de diciembre tras sufrir el accidente. El joven trabajador era un empleado de Service First Janitorial, una compañía de McKinney contratada para efectuar labores de limpieza en la arena.

Su muerte, de acuerdo al médico forense del Condado Tarrant, ocurrió por una asfixia traumática. 

Una investigación hecha por el periódico Fort Worth Star-Telegram en diciembre, arrojó como resultado que la muerte del trabajador pudo haber sido evitada si el portón o puerta hubiera sido instalado de acuerdo a las medidas de seguridad recomendadas por el fabricante y por lo menos otras dos organizaciones, indicó el influyente diario.

"Debido a que el difunto no murió de inmediato, el mecanismo de su muerte le causó un intenso dolor físico y angustia mental por un período de tiempo definido antes de morir, y su patrimonio tiene derecho (a) los daños de los sobrevivientes de los Demandados en forma conjunta y solidaria, además los gastos de su entierro y funeral", reza la demanda, que fue presentada por dos familiares del fallecido, Juan Carlos Julián y Rebeca Ordóñez contra Multipurpose Arena Fort Worth, una organización sin fines de lucro que usa el nombre de Trail Drive Management Corp para sus negocios, reportó el Star-Telegram.

También aparecen como demandados el Beck Group Construction Services LLC, HCBeck LTD, que opera como The Beck Group, y TDIndustries Inc. de Dallas. Beck Group fue el contratista general para la construcción de Dickies Arena, y TDIndustries Inc. fue el contratista mecánico del proyecto. La demanda busca daños por más de $1 millón. El abogado Domingo García representa a los familiares y el abogado asociado, Ryan Sorrells.