DALLAS -- Una iglesia de White Settlement, no muy lejos de Fort Worth fue escena de un ataque con arma de fuego cuando un hombre disparó sobre asistentes a una ceremonia religiosa tras recibir la comunión el domingo por la mañana.

Las autoridades no han publicado el nombre del pistolero, que murió en el acto tras ser abatido por un guardia de seguridad en la "West Freeway Church of Christ", no sin antes alcanzar a por lo menos un par de personas con su arma. La cifra de muertos se elevó a tres, incluyendo el atacante, informó la policía por la tarde.

La segunda víctima no sobrevivió a las heridas y murió en el hospital.

El ataque ocurrió alrededor de las 11 a.m. en el suburbio de Fort Worth, Texas. Se sabe que el tiroteo fue captado en video, pues la iglesia aparentemente hacía una transmisión en vivo del servicio dominical.

El atacante era relativamente "transitorio" pero con raíces en el área, dijeron las autoridades, pero sin identificarlo. Había sido arrestado en diferentes lugares vecinos, "pero sin estar incluido en alguna lista de vigilancia", afirmó Matthew J. DeSarno, agente de la oficina del FBI en Dallas.

El tiroteo ocurre dos años después de la masacre del 5 de noviembre de 2017 en la que un hombre mató a 26 personas e hirió a otras 20 en una iglesia bautista de Sutherland Springs, cercana a San Antonio.