DALLAS, Texas -- Brandon González, de 23 años, fue arrestado y enfrenta cargos de homicidio capital por la muerte de dos personas que perecieron en un tiroteo el sábado por la noche durante una fiesta de estudiantes cerca de Greenville, Texas, a una hora de esta ciudad.

Randy Meeks, el sheriff del condado Hunt anunció la captura del sospechoso, quien se dio a la fuga tras el violento ataque que cimbró a la comunidad estudiantil de la Universidad Texas A&M en Commerce, a poca distancia de Greenville.

González, por su parte, concedió una entrevista exclusiva a WFAA-TV de Dallas, en la que dijo que las autoridades tienen a la persona equivocada, manteniendo que es inocente. El acusado admitió que estaba en la fiesta en donde ocurrió la balacera, pero le dijo al reportero de la televisora que se hallaba en un automóvil afuera del lugar cuando los tiros brotaron.

Además de las dos víctimas fatales, se reportaron 12 personas heridas; 6 de ellas alcanzadas por el fuego del arma del atacante y las otras por lastimaduras sufridas cuando trataban de huir de la escena o durante el caos producido por los disparos. De acuerdo a las autoridades, había más de 700 personas en el local donde celebraban una fiesta de Halloween y bienvenida, aunque no era un evento oficial de la mencionada universidad.

González fue detenido y acusado el lunes de homicidio, fijándosele una fianza de $1Millón de dólares. El sospechoso trabajaba en un lote de autos como mecánico y fue arrestado cuando se presentó a trabajar por la mañana.

No se ha dado a conocer el motivo del tiroteo que habría cometido González, pero varias horas después del ataque, los investigadores dijeron que pudo haber ido tras una persona en particular en la multitudinaria fiesta y luego empezar a disparar al azar.

PLEASANT GROVE
En un parque de Pleasant Grove, en Dallas, al final de una vigilia realizada el domingo en memoria de una de las víctimas del tiroteo, cundió el pánico cuando se escucharon balazos en el parque San Agustín, en donde se celebraba. No se reportaron heridos, pero un vehículo en el que dos reporteros de NBC5 se transportaban fue alzanzado por las balas.

Kevin Berry y Byron Craven Jr. son los nombres de los dos jóvenes que perdieron la vida en el tiroteo masivo.