En el interior de su vivienda, Gloria Chávez sintió el paso del violento tornado muy de cerca el domingo por la noche, pero nunca imaginó que a poca distancia, el local donde tenía su estética sufriría daños realmente mayúsculos, dejando el lugar inservible.

El martes, las autoridades elevaron a 9 el número de tornados confirmados en el área del norte de Texas, siendo el que afectó el noroeste de Dallas el más potente, un EF-3 que alcanzó una velocidad de hasta 140 MPH. 

Chávez no sabía que su estética había resultado dañada hasta que una amiga le telefoneó; incrédula, poco después salió a las calles con varios amigos hasta llegar al lugar y confirmar el desastre en medio de la negrura de la noche, pues el área quedó en penumbras tras el azote de la tormenta. 

En el centro comercial en donde Marsh Ln hace esquina con Walnut Hill, un gimnasio, una pizzería, una tienda "de dólar", la estética de Chávez, un salón de uñas, un restaurante hondureño y una tintorería fueron castigados por la furia del remolino, que para sorpresa de muchos dejó un saldo blanco en cuestión de pérdidas humanas.

"Uno lo ve en televisión, en otros lugares, pero estar aquí, ver todo esto es impresionante", dijo Chávez, una estilista que desde hace casi una década practica el oficio y que alrededor de un año se había convertido en co-propietaria del local afectado. A principios de año tomó las riendas del negocio por completo y con otras estilistas atendía la gran demanda del local, explicó durante un breve recorrido por los restos del lugar.

"Dentro de lo que cabe estamos bien. No hubo pérdidas humanas ni heridos. Ya lo material pues está todo destruido pero, primeramente Dios, saldremos de de ésta", añadió.

El equipo de trabajadoras el domingo cerró temprano, a diferencia de otras ocasiones en que se quedaban incluso hasta las 10 de la noche, recalcó Chávez, quien es originaria de Durango, México.

"Cosas de Dios... terminaron temprano y dijeron, vámonos, cerraron y se fueron. Estaba solo [cuando pasó el tornado]", comentó l duranguense.

A pesar de la enorme pérdida material, ella y sus compañeras lograron rescatar algunas sillas y productos de belleza. Intentando mantener la moral en alto, con parte del equipo recuperado se aplicaron mascarillas y algunos tratamiento de belleza afuera del local frente a una montaña de escombros que se formó tras el colapso de la tienda Dollar General.

Algo que le causó asombro a Chávez fueron los espejos de cada estación de trabajo de su salón, los cuales quedaron intactos. Otro detalle fue el hallazgo de su licencia de cosmetóloga del estado de Texas que también pudo recuperar, aunque con algo de polvo, de una de las paredes que no sucumbió al impacto del temporal.

CON CLIENTES
El restaurante de comida hondureña, Leylitas, ubicado a dos locales de la estética, que también resultó impactado, estaba abierto y con clientes el domingo durante la poderosa tormenta. Afortunadamente para los comensales  y los empleados del lugar, no hubo reporte de heridos.

Su propiertaria, Leyla Ortez confirmó que en ese aspecto no había nada qué lamentar, aunque recordó que una de las trabajadoras entró en estado de choque emocional durante un buen rato, hasta que se recuperó ahí mismo. "Fue traumante" por momentos, afirmó.

Uno de los clientes tuvo que dejar su automóvil (estacionado afuera del lugar) porque ya no logró hacerlo encender, también detalló Ortez. La empresaria pudo retirar sin daño alguno parte del equipo de la cocina y un par de refrigeradores que planeaba guardar en un almacén ante la destrucción del sitio, que será demolido, de acuerdo a lo informado.

El Centro Nacional del Clima, en Fort Worth, confirmó el paso de 9 tornados en el norte de Texas, después de re-evaluar las condiciones y verificar videos relativos al desastre de varias áreas. North Dallas, EF-3 (140 MPH) Garland, EF-2 (135 MPH) Kaufman, EF-1 (105 MPH) Rowlett, EF-1 (100 MPH) Midlothian, EF-1 (100 MPH) Rockwall, EF-1 (90 MPH) Ferris, EF-0 (85 MPH) Kaufman, EF-0 (80 MPH) Wills Point, EF-0 (78 MPH)