DALLAS, Texas -- El Servicio Nacional de Meteorología informó el lunes por la tarde que fueron tres tornados los que se formaron el domingo en el norte de Texas causando devastación en Dallas, Garland y Rowlett, aunque con cero reportes de pérdidas humanas.

El tornado de Dallas fue de categoría EF-3 con vientos de más de 140 millas por hora. Aquí, la furia del fenómeno derribó y arrastró árboles, tumbó postes de luz, además de arrancar los techos de viviendas y establecimientos comerciales en cantidad considerable.

Un testigo que recorrió algunos caminos afectados alrededor de su vecindario afirmó que vio automóviles atravesados por troncos entre los cristales y a varios otros apilados, cerca de la calle Walnut Hill, la devastadora escena le recordó el desastre que causó el Huracán Gilberto en Nuevo León, México hace más de dos décadas, señaló.

La Iglesia Metodista Walnut Hill en la calle Marsh Ln fue uno de las primeras estructuras en sufrir daños tras el paso del remolino, así como varios locales comerciales ubicados a una cuadra de ahí, tales como un restaurante Jack In The Box y Wendy's, entre otros. Poco después se reportó el desplome de la tienda Home Depot en Forest Ln, muy cerca de la autopista 75.

En la cuadra 10100 de la calle Marsh, un matrimonio hispano cuyo hogar sufrió daños menores de propiedad, dijo haber sido testigo de cómo un vehículo impactado por la poderosa tormenta ardió en llamas, aunque no pudieron ver si el mismo estaba ocupado. 

La familia de Lorena Reyes contó a HOY Dallas que a las 7 p.m. decidió salir a Oklahoma al casino WinStar y por ello se libró de las estrujantes tormentas. Pero al regresar a la ciudad el grupo de cuatro condujo por las calles Royal Ln y Midway sin poder llegar en definitiva a su residencia, debido a los escombros que ya había dejado el tornado y una tormenta severa posterior que azotó el área hasta alrededor de las 2 a.m.  

Un vecino les ofreció pasar la noche en su casa o por lo menos dejar estacionada su camioneta en el lugar si decidían acercarse a pie a su hogar, ubicado no muy lejos de Marsh Ln. Reyes dijo que primero consultaría con las patrullas que bloqueaban una intersección contigua a la iglesia afectada antes de aceptar la oferta de refugio.

Desde las 11 p.m. del domingo varios vecindarios de Dallas estaban intransitables debido a escombros, árboles, postes y cables de electricidad tirados en la vía pública.

Las autoridades de Dallas aún no hacen un recuento oficial de daños en inmuebles pero Greg Abbott, el gobernador de Texas declaró un estado de emergencia para 16 condados incluyendo Dallas, Tarrant y Colin.

“Somos bastante afortunados al no tener que informar de pérdidas humanas, tomando en cuenta que el trayecto que tomó el tornado fue sobre un sector densamente poblado”, dijo Eric Johnson, alcalde de Dallas durante una conferencia de prensa esta mañana.

El tornado que afectó Rowlett fue calificado como de categoría EF-1 con vientos sostenidos de más de 100 millas por hora.

En Dallas se suspendieron las clases en decenas de escuelas públicas que resultaron afectadas y las autoridades escolares aún no confirman si habrá clases mañana. 

La policía de Dallas recomendó a los residentes de la ciudad que programen sus actividades fuera de casa de 7 a.m. a 7 p.m. hasta el jueves para evitar contratiempos, pues las cuadrillas de electricidad planean seguir trabajando en el restablecimiento de la luz y otras seguirán evaluando las pérdidas en varias zonas.