DALLAS -- Amber Guyger fue sentenciada el miércoles a 10 años de cárcel por el asesinato de Botham Jean, un contador que pocos días antes de cumplir 27 años murió tras recibir un balazo en el pecho dentro de su apartamento, no muy lejos del centro de la ciudad.

Guyger, una expolicía de Dallas, alegó en su defensa que erróneamente ingresó al apartamento de Jean, un vecino suyo que vivía justo a un piso de diferencia, y que le disparó, temiendo por su vida, al creer que se trataba de un intruso.

La exagente fue hallada culpable de asesinato el martes y el mismo jurado decidió que la condena para la mujer de 31 años de edad fuera de 10 años en prisión.

Los activistas que acudieron a la corte reaccionaron con frustración al escuchar la sentencia. "No justice, no peace", se pudo escuchar afuera de la sala de corte.

PERDÓN
Una de las declaraciones más impactantes tras conocerse la sentencia provino del hermano menor de la víctima: Brandt Jean, quien pidió abrazar a quien segó la vida de Botham hace un año y le dijo "te perdono". Asimismo, aclaró que dichas palabras eran a título propio, no como portavoz de la familia.

Los Jean son originarios de St. Lucía, una isla caribeña.

La jueza Tammy Kemp quien presidió el polémico juicio también abrazó a Guyger y le entregó una biblia, instantes después de saludar y abrazar a los padres de Botham. 

"CORRUPCIÓN"
La madre de Botham, Allison Jean, quien dijo al testificar durante el juicio de sentencia que experimentaba el momento más terrible de su vida tras la muerte de su hijo, reaccionó de forma distinta a Brandt.

"Esos diez años en prisión son para reflexionar y para que ella cambie su vida. Pero hay mucho más por hacer por parte de la ciudad de Dallas. La corrupción que vimos debe parar".

La jefa de policía Renee Hall, declaró en una rueda de prensa que los alegatos contra los policías Mike Mata (de la asociación de policías de Dallas, señalado de haberle brindado tratamiento especial a la agente condenada) y Martin Rivera, un hombre casado, quien presuntamente sostuvo una serie de mensajes eróticos con Guyger la noche del homicidio, será investigados por la institución.

El 6 de septiembre de 2018, Jean estaba sentado en su sofá viendo televisión y comiendo nieve de un tazón cuando Guyger entró a su unidad en South Side flats. Cuando se puso de pie para ver quién entraba en su departamento, Guyger disparó su arma alcanzando a Jean en el pecho.

Durante el juicio, Guyger testificó que tuvo la intención de tirarle  a matar a Jean porque temía por su vida.

El fiscal principal Jason Hermus dijo: "Por Dios, en el condado de Dallas, Texas, habrá una consecuencia por dispararle a un hombre desarmado e indefenso".

El fiscal asistente Jason Fine, argumentó a su vez ante el jurado, "Bo está muerto por las acciones irrazonables de ella".

Durante los argumentos finales antes de esperar la sentencia final, la fiscal LaQuita Long mostró a los miembros del jurado algo que el pastor le dijo a los dolientes en un servicio reciente para Jean. Decía: Para la acusada, él era solo una silueta en una habitación. Para TODOS los que conocían a Bo, él era la luz más brillante en la habitación.

Long le dijo al jurado, "Quiero que piensen en darle no menos de 28 años [de sentencia a Guyger] porque eso es lo que Bo habría celebrado el domingo: su cumpleaños 28".

El viernes, un grupo de activistas compareció ante los medios de comunicación para exigirle a la policía de Dallas que rinda cuentas, pidiendo que sea el Departamento de Justicia quien investigue a la corporación. También, uno de los voceros dijo que se requería una aduditoría acerca de la presencia de las tropas estatales que patrullaron Dallas durante el verano, emitiendo 12,000 multas. La familia Jean acompañó a los manifestantes en el evento antes de partir de regreso al Caribe.