En el terreno, Natalia Cantú ha sido parte de la historia forjada por la Academia Juvenil de los Texas Rangers en Mercy Street auspiciada por Toyota;  y fuera del campo, la graduada de la escuela católica Bishop Dunne está aprovechando su experiencia en la Academia para construir su futuro.

Cantú fue una de las dos recipientes de las becas de este año de los Texas Rangers (Rangers RBI Scholarship). Ello significa que $2,500 serán aplicados a su matrícula cuando se embarque en su carrera colegial en Mountain View College este otoño con planes de continuar en la Universidad de Texas en Arlington en dos años.

"Es realmente difícil pagar la universidad por tu cuenta. Es un peso levantado de mis hombros y estoy muy bendencida de obtener la beca", dijo Cantú.

El proceso de solicitud incluyó presentar cartas de recomendación; una declaración sobre antecedentes personales y objetivos profesionales; un ensayo sobre hacer un impacto positivo en la comunidad y una carta de aceptación universitaria.

Sabiendo que iba contra muchas otras solicitantes, Cantú tuvo cuidado de pulir su ensayo y declaración personal. Y su esfuerzo rindió frutos.

“Cuando mi madre me envió un mensaje de texto diciéndome que obtuve la beca, fue increíble. Empecé a llorar ”, recordó Cantú. "Trabajé duro y siendo una estudiante de último año y entrando a mi año universitario, realmente esperaba y me esforzaba por trabajar duro para obtener esa beca".

Cantú, una participante activa del torneo Rangers RBI League, cumplió con gusto el requisito de formar parte de dicha competición, una experiencia que aquilata.

"Tuve la bendición de obtener la beca, pero mi parte favorita fue hacer más hermanas", dijo Cantú.

Las hermanas a las que la tercera base y receptora se refiere son sus compañeras de la escuadra de softbol que representaron la Academia en el Clásico Jennie Finch en Cleveland durante el receso del Juego de Estrellas de las Ligas Mayores en julio.

"El poder conocer a una de las chicas que están en la Selección de Softbol de Estados Unidos, ver a mis héroes fue realmente inspirador", dijo Cantú de la experiencia en Ohio. "Y luego también mis hermanas, como me gusta llamarlas, aún hablo con ellas a diario. Simplemente me encanta estar con ellas. Ellas me hacen querer jugar más softbol. Me inspiran a ser buena compañera de equipo y persona, dentro y fuera del campo".

La magia en el terreno continuó a finales de julio, cuando Cantú y muchas de sus coequiperas del Clásico Jennie Finch viajaron a Austin a representar a los Rangers como integrantes del equipo Todo Estrellas de la Academia RBI en la competencia regional RBI Southwest.

El 19 de julio, abrieron el torneo con un triunfo 8-3 sobre RBI Austin. El Juego 2 fue una victoria 5-4 sobre NOLA RBI, lo que les hizo un espacio en la competencia de campeonato.

El triunfo sobre Austin marcó la primera victoria para el equipo de softbol en la historia del programa Rangers RBI. Su significado no fue pasado por alto por Cantú ni por sus compañeras de equipo.

"Hicimos historia. Ganamos el primer juego como nunca antes. Vencimos a Nueva Orleans, el cual es uno de cuatro rivales que habíamos estado intentando vencer por mucho y luego también pasamos al campeonato. Simplemente fue increíble ver a todos salir a trabajar duro y hacer todas esas increíbles jugadas. El tener ese momento con todas mis hermanas y toda esa dicha, fue increíble. No tengo palabras", dijo Cantú.

Cantú todavía tiene un año más de elegibilidad para participar en la Liga RBI de la Academia, pero no quiere que esa experiencia termine ahí.

"Me ha encantando mi paso por la Academia. No cambiaría nada", afirmó Cantú. "Espero seguir con RBI una vez que rebase mi edad, espero poder regresar y ser coach. Amo el juego".