Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

GRAND PRAIRIE -- Iram Vargas Diego sufrió el pasado sábado una estrepitosa caida a bordo de su caballo, después de que su ejemplar cayó en la pista tras un aparente choque con el que piloteaba Lindey Wade durante la cuarta carrera en Lone Star Park.

Tanto Vargas Diego (DW Washuburn) como Wade fueron auxiliados por personal médico, mientras que uno de los caballos involucrados en el percance no logró recuperarse. 

MORO CHIEF
"El veterinario estatal, quien sigue cada carrera en la camioneta blanca en la pista, atendió a Moro Chief segundos después del accidente. Fue llevado en ambulancia a la caballeriza de examinación a consulta. Lamentablemente, la naturaleza de las lesiones de Moro Chief no le dieron otra opción a los veterinarios que la de eutanizarlo", informó Lone Star Park al ser inquirido por varios asistentes que demandaron respuesta sobre el estado del caballo.

"La seguridad de nuestros atletas equinos y humanos es nuestra prioridad número uno", publicó también Lone Star Park en su extensa réplica.

"A lo largo de los años, hemos tenido un muy buen récord de seguridad, pero se investiga a fondo cualquier accidente para asegurarnos de que no haya problemas con nuestras superficies de carreras o nuestros protocolos de seguridad".

RECUPERADO
El jinete mexicano no regresó a montar después de la caída, mientras que Wade si se reincorporó a la pista para la carrera final. En su lugar montó Iván Arellano, quien ganó la novena a lomos de Stormieis Blue.

El domingo, Vargas Diego ganó 5 carreras, la mayoría con caballos entrenados por Karl Broberg.

En la página en inglés de Lone Star Park en Facebook, muchos aficionados preguntaron sobre la suerte de Moro Chief. Otros, lamentaron el incidente, entristecidos por lo ocurrido.

"Esto es nuestro sustento", dijo un trabajador de los establos del hipódromo al recordar el doloroso accidente. "Para muchos es entretenimiento, pero muchos dependemos de las carreras para trabajar", agregó.

En la pista de Santa Anita, en California, han muerto 29 caballos desde diciembre, lo cual ha despertado polémica e incluso una legisladora pidió que cancelaran las carreras en dicho hipódromo.