DALLAS -- Ni media hora duró la deliberación del jurado que encontró culpable de homicidio capital a Brenda Delgado, una mexicana naturalizada estadounidense que según la fiscalía, contrató a dos personas para ejecutar a Kendra Hatcher, la novia de su expareja romántica en esta ciudad en septiembre de 2015.

El viernes, tras concluir los argumentos finales de ambas partes en el juicio que duró una semana, el veredicto entregado por el jurado condenó automáticamente a Delgado a vida en prisión sin derecho a libertad condicional. La acusada evadió la pena de muerte de antemano, debido a que fue extraditada de México hacia Estados Unidos en el 2016, y las autoridades mexicanas rechazan la pena máxima.

El abogado de Delgado declaró que apelarán la sentencia de su cliente.

Crystal Cortés, la mujer que condujo el vehículo en el que Kristopher Love llegó a un garage en Dallas y disparó mortalmente contra Hatcher, una dentista, declaró en contra de ambos y recibió a cambio una condena de 35 años de cárcel. Previamente había sido acusada de homicidio capital por su participación en el crimen.

"Quería deshacerse de Kendra Hatcher porque le tenía envidia", dijo Cortés durante su testimonio contra Delgado, acusada de planificar el asalto y asesinato de la novia de su expareja romántica, Ricardo Paniagua.

Hatchers estaba sacando sus pertenencias de su carro cerca de su apartamento, cuando "un sujeto armado la abordó por detrás y le disparó. Ella murió poco despues", indicó el detective Eric Barnes en 2016, cuando el FBI colocó a Delgado entre los 10 Más Buscados antes de su captura.

Love fue sentenciado a la pena de muerte por el asesinato de Hatcher. De acuerdo a Cortés, ella recibió de Delgado $500 por participar en el crimen, mientras que Love fue pagado con $900 en drogas.

La fiscalía mostró los binoculares que Delgado y Cortés usaron para espiar a Hatcher desde su consultorio. Varios testigos indicaron en sus testimonios la fijación de Delgado contra Hatcher y el intento de pagarles porque le hicieran daño a la dentista.

La madre de Hatcher, Bonnie Jameson, le dirigió duras palabras a Delgado en la fase de declaraciones de impacto.

"Tú Brenda Delgado te has ganado tu lugar, aquí en la tierra detrás de frías rejas de acero para el resto de tu miserable, patética vida".

Una hermana de Hatcher, dijo, apuntando con el dedo a Delgado, "espero que te pudras en el infierno".