De acuerdo a cifras oficiales, el miércoles, más de 280 personas fueron arrestadas por autoridades federales bajo sospecha de trabajar sin autorización en una fábrica de reparación de teléfonos celulares localizada en Allen, Texas, un suburbio al norte de Dallas.

Del cuantioso grupo que fue arrestado en las instalaciones de la compañía de electrónicos CVE la mayoría eran mujeres, de acuerdo a versiones de compañeras de trabajo que se quedaron a aguardar afuera del lugar tras demostrar su estatus legal en el país.

El Departamento de Seguridad Interna actualizó el jueves por la tarde  sus cifras e indicó que durante el operativo detuvieron en total a 284 personas (51 hombres y 233 mujeres); confirmando la versión de que la mayoría de las detenciones fueron de mujeres. De ese total, 174 fueron dejados en libertad (con fecha para presentarse ante un juez) y 110 continúan bajo custodia.

Los países de origen de los detenidos:
1 Bolivia
1 Brasil
6 Colombia
38 El Salvador
18 Guatemala
27 Honduras
1 Kenia
1 Liberia
112 México
2 Nicaragua
48 Nigeria
2 Perú
1 Corea del Sur
1 Sudáfrica
25 Venezuela

"Estábamos trabajando, cuando yo iba para el baño y veo que todos corrían muy asustados. Pensé que era un pistolero o que era un tornado y empecé a escuchar 'migración', corrimos; bueno, yo no corrí, en estado de shock volví y me senté en mi puesto. Empezaron a llegar los oficiales y nos arrinconaron a todos", así describió el ingreso de los agentes a la fábrica Mariela Ortega, quien tras demostrar que contaba con un permiso de trabajo vigente recibió una pulsera verde y fue liberada del sitio. 

De origen venezolano, Ortega decidió manifestarse contra la detención de sus compañeros, a quienes describió como "personas honestas, buenas y trabajadoras, madres y padres de familia". Pasado el mediodía, portaba una pancarta verde, con la leyenda "Son seres humandos. Padres y madres de familia. Trabajando, no son delincuentes. Peace", la cual mostraba mientras caminaba frente al edificio de CVE.

"De verdad vi el dolor de mis compañeras, venían corriendo, gritando. Yo me asusté pero no sabía exactamente qué era. Una compañera mexicana que estaba al lado mío lloraba y temblaba, me decía 'vienen por mí'. Nosotros fuimos los últimos que sacaron los oficiales", detalló Ortega, quien también describió a los integrantes de la fuerza laboral de la fábrica como una comunidad de "naciones unidas".  Dijo que ahí trabajaban coreanos, africanos, hispanos y estadounidenses.

En su relato, Ortega reiteró que pasado el susto que experimentó, considera que, en general, no fueron abordados de manera violenta por los agentes federales.

APOYO
Una estadounidense de origen hispano acudió al estacionamiento del lugar a solidarse con los detenidos. Recordó que su esposo hace aproximadamente 10 años sufrió un accidente en la autopista 20 y fue detenido y encerrado por más de 5 meses hasta que ella reunió $5,000 para sacarlo bajo fianza.

"Casi todos los días me llamaba por teléfono y me contaba que lo presionaban para que firmara la salida voluntaria", dijo Angie Martínez, quien recalcó la importancia de encontrar un buen abogado para tales casos.

MEXICANOS
Autoridades del Consulado de México en Dallas informaron que, de acuerdo a cifras proporcionadas por ICE, 112 personas de nacionalidad mexicana fueron detenidas en el operativo, de las cuales hasta el momento 71 habían sido dejadas libres.

También señalaron que la mayoría de ellas son mujeres y recalcaron que son cifras preliminares. "Esa cifra puede variar de acuerdo a la información que ICE siga proporcionando", declaró Rubén Ovando, vocero del Consulado Mexicano.

El miércoles por la noche, activistas se apostaron afuera del centro de detención y procesamiento en Dallas y reportaron que más de 100 personas habían sido puestas en libertad, en especial mujeres embarazadas o que reunían las condiciones para una liberación humanitaria, como aquéllas sin antecedentes delictivos. 

El jueves por la mañana, de acuerdo al North Texas Dream Team, continuaba el proceso de pagos de fianza para algunos de los detenidos. El grupo señaló a su vez que venezolanos y nigerianos abundaban en la lista de los detenidos en la redada.

"ICE HSI" arrestó por "violaciones administrativas de inmigración" a más de 280 empleados de la compañía CVE, informó la Agencia de Inmigración y Aduanas el jueves, en un comunicado con cifras actualizadas. 

Sobre los empleadores, cuyas prácticas de contratación estaban siendo investigadas con anterioridad, no se anunciaron detenciones o cargos en su contra por el momento.

"Esta es una investigación criminal en marcha. Como tal, tiempo en la cárcel también es una opción. Sin embargo, la oficina del Fiscal de EEUU tendrá más detalles", declaró un vocero del ICE al ser inquirido respecto al estatus de los empleadores.