09192018Mié
Last updateMar, 18 Sep 2018 5pm

Honran la memoria de Botham Jean, el inmigrante al que mató una policía de Dallas

Botham Shen Jean era un perfeccionista, pero no perfecto. Era un héroe, un príncipe, no era una silueta, ni es un 'hashtag'. Con esas palabras fue recordado el fallecido inmigrante caribeño el jueves, quien hace una semana murió al ser baleado por una oficial de la policía de Dallas que alega haber entrado por equivocación a un apartamento que no era el suyo.

"Era un perfeccionista, pero no perfecto, del 1 al 10 le doy 9. Amaba a su familia. Era un príncipe", dijo Bertram Jean, el padre de Botham, hablando ante más de mil personas que se congregaron en la iglesia Greenville Avenue Church of Christ, en Richardson, al norte de Dallas.

EXCELENCIA
Botham buscaba la excelencia en todo, acordó más de uno durante la ceremonia, que empezó al mediodía. "Se supponía que estuviera dándole mentoría", dijo con la voz entrecortada Clifton L. Ganus, un alto funcionario de la Universidad Harding.

"Lo extrañaré eternamente y no me digan que no este triste. No estoy listo", añadió.

FUERZA LETAL
Dane Felicien, un amigo de la familia, puso de pie a los asistentes a la misa de cuerpo presente al recordar las circunstancias en que murió Botham y criticar la presunta reacción que llevó a la agente a disparar contra el joven profesionista de 26 años.

"No era una silueta, era un hombre de Dios", dijo Felicien quien condenó que una persona reaccionara de forma exagerada con fuerza mortal, haciendo alusión a la policía Amber Guyger, quien alega que erróneamente pensó que Jean era un intruso (antes de dispararle).

Guyger está acusada de homicidio involuntario por la muerte de Jean, pero abogados y activistas han protestado porque consideran que debieron de presentarle un cargo de homicidio.

HÉROE
"Estoy impresionado por el hombre que formaron" dijo Tim Ryan, presidente de PwC, la firma donde Jean trabajaba como contador.

Ryan hizo notar que Botham tenía muchas familias, entre ellas su Alma Mater, la Iglesia y el trabajo (Price Waterhouse Coopers). El ejecutivo comentó que había recibido una ola de mensajes y citó algunos de ellos, diciendo que, sobre Botham, habían escrito que "No podías estar infeliz en su presencia", y que era aguien que "siempre buscó lo mejor de la gente y las situaciones".

Ryan terminó su tributo diciendo que Botham era un héroe y que en la compañía había 50,000 personas que lo conocían.

funeral de Botham Jean al norte de Dallas

AL SERVICIO DE TODOS
Una amiga de la universidad, Alexis Stossel, dijo que Botham siempre estaba al servicio de todos, "era un entrenador de vida". 

 "Si Botham estuviera en esta sala, nadie se sentiría excluido", afirmó también la amiga de Jean, la única mujer que subió a rendirle tributo en la ceremonia.

Su ministro mentor de la universidad, Todd Gentry, recordó que como estudiante hizo viajes de vuelta a su país natal (St. Lucia).

"Trabajamos con niños huérfanos, cantando con la gente, visitamos un centro juvenil, jugamos soccer. En Castries fuimos a clínicas y Botham cantó para ellos (los pacientes). A cada lugar que fuimos oramos", recordó Gentry.

Cada persona que lo conocía creía que Botham era su mejor amigo. Era alguien que "esta cerca de aquéllos con corazón roto", agregó Gentry.

NO VIOLENCIA
Al final de la misa, el pastor de su iglesia pidió a nombre de la familia que si el público quería hacer protestas, que honraran "el legado de Bo al no involucrarse en actos de amenaza o violencia".

Pero fue enfático al reiterar que pedían justicia.

"Demandamos que cada procedimiento sea seguido. Que cada pieza de evidencia sea examinada a fondo. Y que cada persona envuelta en este caso actúe con la mayor integridad", dijo Sammie Berry de la iglesia Dallas West Church of Christ.

"Nosotros, la iglesia Dallas Church of Christ... demandamos transparencia, exactitud, experiencia, no nos vamos a quedar sentados a ver ningún intento de cubrir o disminuir la verdad", afirmó el ministro.

La madre de Botham no habló durante la misa, pero emitió la siguiente declaración:

"Botham era un hombre de fe, amor y justicia", dijo Allison Jean. "Botham aprobaría las marchas y protestas, pero no aprobaría ningún tipo de violencia en las calles o la pérdida de otra vida en nombre suyo ni en su memoria, como resultado de esta tragedia.

"Botham amó tanto a Estados Unidos como a su tierra natal, St. Lucia. Pero por encima de todo, amó servir a Dios y reconoció su llamado como niño de Dios".