10232017Lun
Last updateDom, 22 Oct 2017 6pm

La policía pide ayuda al público; aumentan muestras de cariño hacia la pequeña Sherin

El Departamento de Policía de Richardson informó que entre las 4 y 5 de la mañana del sábado pasado, un automóvil de la casa de la familia Mathews salió del hogar, lo cual coincide con el tiempo en que la pequeña Sherin habría desaparecido.

En una publicación en su página de Facebook, la Policía pidió a residentes y comerciantes que revisen cualquier grabación de sus cámaras de vigilancia del sábado 7 de octubre, entre 4 am. y 5 a.m. en busca de un Acura MDX color marrón, 2013 (placas BSV 3262).

Sin dar detalles específicos de cómo concluyó que el vehículo estuvo fuera del hogar durante ese lapso de tiempo, la Policía solicitó la colaboración del público para encontrar señales que pudieran indicar el camino que siguió el automóvil, que está registrado a nombre de Wesley y Sini Mathews, los padres adoptivos de la niña de 3 años cuyo paradero sigue siendo un misterio desde hace cinco días.

Wesley Mathews fue arrestado el sábado, acusado de poner en peligro el bienestar de su hija, tras declarar que a las 3 a.m. la hizo caminar hacia un árbol ubicado al exterior de su casa por no querer tomar leche, y que cuando regresó a buscarla 15 minutos después, ya no estaba.

El padre adoptivo de la niña decidió llamarle a la policía solo hasta las 8 a.m., cinco horas después de su aparente desaparición.

Mathews pagó una fianza de 250,000 y salió de la cárcel el domingo por la noche, sin que se sepa hasta ahora nada de la niña.

Las autoridades no le han presentado cargos a la madre de Sherin porque presuntamente estaba dormida durante el episodio en que la niña recibió órdenes de salir de la casa. Aún así, la mamá adoptiva de la pequeña contrató a un abogado, quien el miércoles hizo una breve declaración ante varios reporteros, diciendo que la mujer estaba muy mal.

EL PÚBLICO CREE CASI NADA
Y mientras que el público ha manifestado grandes muestras de incredulidad sobre la versión de los hechos que ha ofrecido Wesley Mathews, vecinos y extraños no han dejado de presentarse al lugar donde la niña presuntamente fue vista por última vez.

El jueves por la tarde, Angélica Torres, de Garland, llegó con su hijo Emiliano a dejar un ramo de flores para Sherin en un altar improvisado con velas artificiales que se ha ido formando durante la semana.

“Es una niña que a lo mejor se asustó. No sé la historia en verdad, solo lo que escucho de las noticias, pero me causó mucha emoción, mucho [sentimiento] como madre, y quise venir a dejarle unas flores y rezar un poco. Ojalá y regrese y esté bien. Sea niña adoptada o no, no se me hizo justo que la dejaran aquí afuera”, dijo Torres, que antes de hablar en español, no logró contener las lágrimas al hablar con una televisora en inglés.

La policía enfatizó en su mensaje que el público debe revisar sus sistemas de videos de vigilancia lo más pronto posible, debido a que las grabraciones son retenidas solamente durante siete días.

El sargento Kevin Perlich le dijo a NBC que hasta ahora, no consideraban a Wesley Mathews un sospechoso en la desaparición de su hija.

Ana Lucía Zapata, también de Garland, llegó con su hija Alondra, de 6 años, a dejar un elefante de peluche para Sherin.
“Primero Dios que se resuelva”, reflexionó después de un largo rato en el que revisó los obsequios y mensajes que otros han llevado al altar espontáneo. “Y si no, que Dios la tenga en su gloria”, añadió.

“Tal vez va a estar mejor allá”, dijo al alejarse hacia su auto, abrazando a su niña.

Un activista organizó en Facebook un evento para promover una demostración de solidaridad el viernes 13, de 7 p.m-9 p.m. afuera de la casa de la pequeña Sherin, en el vecindario Richland Meadows, en Richardson.