09262017Mar
Last updateLun, 25 Sep 2017 5pm

Alcalde propone discutir si retiran los monumentos confederados que hay en Dallas

0
0
0
s2smodern

Mike Rawlings cree que las estatuas confederadas que hay en Dallas son problemáticas, y si por él fuera, ordena su retiro inmediato, pero esta semana explicó que no quiere tomar una decisión que cause división en la ciudad, proponiendo una conversación civilizada en torno al tema.

Al hablar a nivel personal de “los horribles eventos que ocurrieron en Virgina” durante el fin de semana pasado, el alcalde compartió que tenía el corazón roto como muchos otros estadounidenses.

“El hecho de que un originario de Dallas tuviera un lugar importante en la organización y celebración del evento en el que participaron neonazis y supremacistas blancos, lo volvió [un tema] muy difícil para mí, siendo el alcalde de Dallas”, dijo Rawlings el martes, antes de responder a preguntas de reporteros.

El funcionario recordó la nada honrosa historia de Dallas, “que por mucho tiempo fue un bastión del Ku Klux Klan; un lugar en el que 13 meses atrás un loco vino a matar a ciertos policías por ser blancos.

“Al tratar de crecer como ciudad, no podemos ignorar el hecho de que el racismo, las injusticias raciales del pasado nos siguen atormentando, y el racismo institucional que vemos a diario nos retrasan en nuestro objetivo”, declaró el exempresario.

Al referirse al arte público y estatuas que a veces expresan racismo o cierto tipo de ideologías, reiteró que la ciudad de Dallas es mejor y más fuerte “cuando estamos unidos, y mi meta como alcalde es seguir uniendo a la ciudad”, para explicar que no estaba a favor de mandar quitar estatuas o monumentos existentes sin hacer un sondeo público.

El propio Rawlings plantó dos preguntas que surgen respesto al tema: ¿Qué haces con las estatuas? Las dejas, las derrrumbas o las retiras o las colocas en un museo?, y en segundo lugar, ¿cómo le hacemos para escuchar la opinión de la comunidad sobre este asunto, para que al final, quedemos mejor, unidos, en vez de más divididos”.

La situación o el dilema que enfrenta la ciudad, estimó Rawlings que es hasta cierto punto un regalo, en otras palabras, casi una oportunidad de crecimiento o aprendizaje.

“Y tenemos que aprovechar para aprender cómo escucharnos mutuamente, sí hacemos eso podemos empezar a lidiar con las verdaderas injusticias reales que ocurren por debajo de nuestras narices”.

Para ello, buscará la asesoría de la directora del Museo del Holocasto, quien está familiarizada con temas de odio e intolerancia. También se formará una fuerza de tarea al respecto, que presentará sus hallazgos a la Oficina de Asuntos Culturales, la cual presentará sus recomendaciones ante los concejales de la ciudad. Un proceso que puede durar hasta tres meses antes de que se tome una decisión.

Las estatuas en cuestión son las de Rober E. Lee en Lee Park y un monumento confederado en el cementerio Pioneer Park, ubicado a unos cuantos metros de City Hall.

También señaló que una de sus prioridades es preservar la seguridad pública; que la ciudadanía esté segura, y que aquéllos que deseen demostrar su informidad o protestar sobre el asunto, sepan que le pueden avisar a la policía, contactándolos y se podrá colaborar con quien quieran hacer pública su voz.

“No vamos a interferir con sus reuniones pacíficas, ni tampoco toleraremos violencia de ninguna forma; habrá acción inmediata [en caso de que ocurra]”, detalló. “La seguridad de la policía y de los ciudadanos es mi principal preocupación.

“Nos definimos por la forma en que tratamos a otros”, añadió, al tiempo que pidió estar a la altura de las circunstancias y alejarse “de lo cliché y banal”.

0
0
0
s2smodern