09242017Dom
Last updateSáb, 23 Sep 2017 12am

Quedó libre la salvadoreña con tumor cerebral que tiene un caso de asilo

0
0
0
s2smodern

Sara Beltrán Hernández, la salvadoreña de 26 años que estuvo detenida por 15 meses tras huir de la violencia en El Salvador y fue recientemente diagnosticada con un tumor cerebral, salió libre el jueves, después del pago de una fianza que un juez de inmigración fijó horas antes, en una corte de Dallas.

Beltrán agradeció al Amnistía Internacional, uno de los grupos que abogaron por su libertad, tras conocerse su condición médica y cuando su caso llamó la atención a nivel nacional hace dos semanas. “Verdaderamente aprecio su apoyo, y sus acciones hicieron una diferencia. Por ustedes es que ahora puedo obtener el cuidado médico que necesito y me reuniré con mi familia. Gracias”, dijo la salvadoreña, que tiene una solicitud de asilo pendiente.

La madre salvadoreña salió del Prairieland Detention Center en Alvarado, Texas, después del pago de $15,000 de fianza.

Eric Ferrero, vocero de Amnistía Internacional USA dijo que esta noche, Sara iba a ser evaluada médicamente para verificar que pudiera viajar a Nueva York a reunirse con su familia “y obtener el cuidado médico a largo plazo que necesita. Esperamos que algo bueno pueda resultar de la pesadilla de Sara y que el gobierno federal cambie sus políticas y deje de encerrar de esta manera a quienes buscan asilo. La gente que huye de la violencia para buscar asilo en Estados Unidos debe ser tratada con dignidad y compasión”.

Ferrero opinó también que, "Sara nunca debió haber sido detenida por tanto tiempo, mucho menos con un problema médico. Bajo la ley estadounidense y el derecho internacional, las personas que vienen a Estados Unidos pueden solicitar asilo si temen por su seguridad en su país de origen, y sus derechos humanos deben ser protegidos mientras sus reclamaciones están siendo revisadas".

El jueves por la mañana, la abogada de Beltrán, Fatma Marouf, directora de la Clínica de Derechos de Inmigrantes en la  Texas A&M University, anunció en Dallas la decisión del juez de fijar una fianza para posibilitar la libertad de Beltrán.

Sara Beltran Hernández cruzó la frontera de México y Estados Unidos en noviembre de 2015 y le dijo a la Patrulla Fronteriza que venía huyendo de las amenazas de muerte que recibió de pandilleros en su pueblo natal. Desde entonces, había estado encerrada en varias cárceles y centros detención con su caso de asilo pendiente.

El pasado 10 de febrero, Beltrán colapsó en el Centro de Detención Prairieland, ubicado a poco más de una hora de Dallas. Después fue transportada a un hospital, en donde le diagnosticaron un tumor en el cerebro de más de media pulgada de diámetro y la necesidad de una cirugía. De acuerdo a DemocracyNow.org. tuvieron que pasar más de ocho días para que obtuviera permiso de comunicarle a sus familiares sobre su estado de salud. Su abogada pidió que la transfirieran a un hospital en la ciudad de Nueva York, cerca de donde vive su familia, pero le negaron la solicitud.

La semana pasada, de acuerdo a reportes, Beltrán fue regresada al centro de detención, esposada, en vez de ser transferida a otro hospital para ser operada, como al parecer le habían comunicado los trabajadores del Hospital Huguley. 

Los médicos indicaron esta semana que el tumor de Beltrán no amenaza su vida, pero "podría seguir creciendo" y que es necesario un monitoreo cercano y exámenes (MRI) regulares.  

0
0
0
s2smodern