09232017Sáb
Last updateVie, 22 Sep 2017 1pm

Consideran productiva la protesta en DFW Airport contra el veto de Trump a musulmanes

0
0
0
s2smodern

El área de llegadas internacionales del Aeropuerto Internacional Dallas/Fort Worth estaba a toda su capacidad el domingo por la tarde, hasta que activistas pidieron a quienes protestaban vigorosamente contra la detención de viajeros musulmanes, que se dispersaran, no sin antes elogiarlos por su apoyo.

“Nueve detenidos fueron dejados en libertad y se han reunido con sus familiares”, declaró la activista Alia Salem, del Concilio para las Relaciones Islámicas-Estadounidenses (CAIR, por sus siglas en inglés). “Y nos acaban de confirmar de la liberación de uno más”, dijo alrededor de las 6 p.m. a cientos de manifestantes que en la Terminal D cantaban y manifestaban su rechazo a la nueva política de inmigración ordenada por la Casa Blanca.

El sábado, cientos de personas en varios aeropuertos de Estados Unidos fueron detenidas bajo la orden ejecutiva de Donald Trump que prohibe el ingreso de refugiados e inmigrantes de países musulmanes como Irak, Irán, Yemen, Sudán, Somalia, Libia y Siria. Pero hubo reportes de residentes permanentes de EEUU (con “Green Card”) que también resultaron afectados por la nueva directiva.

Las protestas por los reportes de algunas deportaciones y las largas detenciones empezaron a tornarse multitudinarias en el exterior de la Terminal 4 del Aeropuerto JFK poco después del mediodía  y abogados de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) confirmaron que habían interpuesto demandas en favor de dos detenidos en Nueva York.

En respuesta al alegato de ACLU, el mismo sábado por la noche una corte federal bloqueó temporalmente el veto de Trump, dando pie a que los pasajeros detenidos y con visas en su poder fueran liberados. Pero el proceso fue lento y los detenidos en Dallas/Fort Worth pasaron la noche bajo custodia de autoridades.

Michelle Sáenz Rodríguez, de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración (AILA, por sus siglas en inglés), dijo el sábado que la mayoría de los detenidos en el Aeropuerto DFW provenía del vuelo 221 de Emiratos Arabes (que llegó a las 9 a.m.) y se desconocía el tiempo que pasaría antes de que pudieran ser liberados.

El alcalde de Dallas, Mike Rawlings, también desde el sábado rechazó públicamente la orden ejecutiva de Trump, que suspendió el programa de refugiados por 120 días y a los sirios en busca de refugio de manera indefinida.

En una declaración conjunta, los fiscales generales de 16 estados, incluyendo California y Nueva York, condenaron ampliamente la política migratoria de Trump, diciendo: "Como los máximos responsables legales de más de 130 millones de estadounidenses y residentes extranjeros en nuestros estados, condenamos la orden ejecutiva inconstitucional, antiestadounidense e ilegal del presidente Trump".

El domingo, tras las diligencias y movilización de abogados, la presión en las redes sociales y la presencia de cientos de manifestantes, el mismo personal del Aeropuerto DFW comunicó a través de Twitter que los detenidos habían empezados a ser liberados en un sitio ajeno a la Terminal D.

QUE VAYAN A DESCANSAR
“Le pedimos a los manifestantes que se vayan a casa y descansen, pero que estén alerta porque si los necesitamos en los días venideros necesitaremos que respondan rápidamente”, agregó Salem. 

Un colectivo de abogados encabezados por Angela Hunt, Chris Hamilton y Carlos Cortez informaron a la prensa que se preparaban para acudir a corte el lunes, para obtener por escrito documentos que garantizaran que las personas con visas y residencia legal permanente (de los siete países de mayoría musulmana que están en la mira de Trump) no fueran detenidas sin asesoría legal o fueran obligadas a firmar documentos en idiomas que desconocen. 

El juez del Condado de Dallas, Clay Jenkins, se dirigió a los manifestantes el domigo, que oficialmente rebasaron la cifra de 800, según el aeropuerto. "Sigan con lo que están haciendo", dijo Jenkins.

"SE VOLVIERON UNO"
Una jovencita que se quedó junto a su hermano poco después de la noticia de la liberación de la décima persona, consideró positiva la concentración de personas en la Terminal D.

“Finalmente estamos unidos como uno, yo soy mitad mexicana, mitad india, la mitad de mi familia es musulmana, de Africa, y la otra mitad vino de México, así que, cuando Trump dijo que iba a hacer un muro, nos lastimó personalmente, porque todos somos descendientes de inmigrantes, ver a toda esta gente reunirse me hace sentir muy bien", declaró.

0
0
0
s2smodern