09222017Vie
Last updateJue, 21 Sep 2017 5pm

En Dallas están listos para defender el "Dream Act de Texas"

0
0
0
s2smodern

DALLAS -- La sesión de la Legislatura estatal de 2017 tendrá otra vez entre su agenda una propuesta contra la ley que le permite a los estudiantes indocumentados en Texas pagar la colegiatura como residentes del estado en universidades públicas.

El autor de este nuevo ataque a los "dreamers texanos", Jonathan Stickland, representante del Dist. 92 (Bedford), declaró después de presentar la propuesta en este mes, que “es tiempo de poner a los jóvenes de Texas primero. No más precios reducidos a quienes quebrantan la ley”.

El Dream Act de Texas o Ley Noriega, vigente desde el 2001, le permite a los estudiantes indocumentados pagar sus colegiaturas como residentes texanos si comprueban que terminaron su preparatoria en el estado y que residieron tres años en Texas.

El esfuerzo de Stickland es precedido por un proyecto que en 2015 también le quiso poner fin al "Dream Act texano" y aunque produjo intensas discusiones en Austin, no prosperó.

Roberto Alonzo, representate del Dist. 104 en Dallas, dijo que aunque el senado estatal y hasta el gobernador Greg Abbott sean partidarios de eliminar el Dream Act de Texas, la cámara de representantes no favorece su anulación y prueba de ello es la manera en que derrotaron la propuesta anterior.

“Pudimos frenar el cambio”, recalcó Alonzo, haciendo notar el rechazo bipartidista que produjo el estancamiento de la propuesta. 

MÁS ESTUDIANTES, MÁS OPORTUNIDADES
Flor Valdés, quien ha podido pagar sus estudios al mismo precio que cualquier otro residente texano, cursa el último semestre de Radio y Producción en UT-Arlington, después de un largo peregrinaje que inició en el colegio comunitario TCC, también acogiéndose al llamado “in state tuition”. 

“Si no hubiera estado disponible [esa tarifa], no hubiera sido posible [estudiar la universidad]”, reflexionó Valdés, nacida en la Ciudad de México, quien para salir adelante con los gastos de inscripción a UTA se tuvo que apuntar en una tanda de ahorros junto a sus compañeros de trabajo.

DERROTA NACIONAL, PERO NO ESTATAL
La propuesta anti-inmigrante resurge en un ambiente de incertidumbre alimentado por el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales, quien durante su campaña prometió eliminar, por ejemplo, el alivio migratorio conocido como DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) que ha amparado de la deportación y otorgado permisos de trabajo a más de 700,000 jóvenes indocumentados, conocidos como "Dreamers".

Pero Alonzo explicó que a pesar de haber perdido a nivel nacional, los demócratas ganaron terreno en el estado. “La gente cree que en Texas se está acabando el mundo, pero ganamos 5 diputaciones, una en Dallas, una en Houston, y tres en San Antonio”, señaló el veterano legislador.

Al día siguiente de la elección presidencial, el representante del Dist. 103 de Dallas, Rafael Anchía, dijo que temía por el Acta del sueño de Texas, como en un presagio de lo que Stickland propondría, pero también adelantó que actuarían al respecto.

“Seguiremos en la lucha. No podemos rendirnos", declaró Anchía.

El abogado Domingo García, activista de LULAC y uno de los impulsores del Dream Act de Texas, opinó de manera enfática sobre la nueva propuesta para eliminarlo: “Estamos en contra. No pasa”.

EL COSTO DE ELIMINAR DACA
La organización “The Center for American Progress" calcula que eliminar DACA le restaría por lo menos $ 433.4 mil millones al producto interno bruto (PIB) de Estados Unidos acumulativamente durante una década.

Y en Texas, aunque el ataque al Dream Act texano sea renovado, con críticas por el dinero que el estado deja de percibir al otorgarle tarifas universitarias de residentes a indocumentados, para Alonzo "la ley es la ley" y no puede cambiarse tan fácil.

“Ellos pueden decir lo que quieran, pero la ley aquí -en Texas- dice que a los jóvenes se les cobra como residentes del estado; esa es la ley, los gays se pueden casar, las mujeres pueden votar, [porque la ley lo permite]”, aunque los argumentos en contra se valen.

"Todo se vigila, todo se toma en cuenta, personalmente por eso peleo, entiendo lo que está pasando", explicó Alonzo.

DREAM ACT DE TEXAS, SIN DACA
Valdés se ha beneficiado del Dream Act texano, pero a diferencia de algunos de otros estudiantes extranjeros sin estatus legal, ella no cumplió con los requisitos de edad para solicitar DACA. Así que, con la guía que ha recibido de sus asesores académicos se ha podido ajustar a su presupuesto sin abandonar el objetivo de graduarse. 

Antes de cursar su segundo semestre en UTA, por ejemplo, le informaron que una materia de estadística la podía tomar en TCC y luego transferir el crédito.

“Y tomé dos clases en UTA ese semestre y la otra en TCC y me ahorré una buena cantidad de dinero”, recordó la estudiante.

A pesar de hacer su reporte de ingresos cada año al Servicio de Rentas (IRS), Valdés no recupera nada del dinero que le paga en colegiatura a UTA, por carecer de un número de seguro social. Pero agradece las posibilidades que le ha brindado el Dream Act texano a ella y a muchos otros.

"No importa cuántos años tengas, con que estés graduada de una preparatoria o GED", te puedes inscribir a una universidad pública, concluyó.

0
0
0
s2smodern