09242017Dom
Last updateSáb, 23 Sep 2017 12am

Mónica Lira Bravo es electa vocal de la mesa directiva del DCCCD

0
0
0
s2smodern

Mónica Lira Bravo ganó la elección de desempate este 18 de junio para hacerse de un asiento en la Mesa Directiva de los Colegios Comunitarios de Dallas por el Distrito 4. 

Lira Bravo, abogada de profesión y quien recientemente se convirtió en madre por vez primera, superó en el conteo final a la maestra jubilada Martha Jo Talbot. En las elecciones del pasado 7 de mayo había superado a sus contrincantes, pero no alcanzó el 50.1 de la votación requerida para ser declarada ganadora.

El Distrito de Colegios Comunitarios del Condado de Dallas (DCCCD) tiene un 40 por ciento de estudiantes hispanos y los integrantes de la mesa directiva se encargan de supervisar el presupuesto y las finanzas del distrito.

Las dificultades que enfrentan los estudiantes de nivel superior debido a los altos costos de las colegiaturas o a las trabas del sistema educativo, inspiraron a esta profesionista, hija de inmigrantes, a buscar un lugar como 'trustee' en la mesa directiva que rige a los colegios comunitarios del condado, y uno de sus objetivos es buscar que mejoren las condiciones a favor del estudiantado, que en su mayoría es de origen latino, dijo a HOY Dallas en una entrevista a principios de mayo.

"Yo estudié en SMU y luego obtuve mi licencia de leyes en Texas Tech a través de becas y préstamos, pero el sistema del colegio comunitario de Dallas sirve para quienen no quieren pedir un préstamo o tal vez no califican para conseguirlo, como muchos de los estudiantes que no tienen documentos. Los colegios comunitarios es el mejor lugar para empezar, porque a parte de ser más económicos, (los créditos) se pueden transferir a [la] universidad", explica.

ABOGADA POR CONVICCIÓN

Aunque estaba muy pequeña cuando sus padres lograron acogerse a la Amnistía de 1986 y establecer su residencia legal en el país (después de haber sido estafados por abogados sin escrúpulos), Lira Bravo recordó que al paso de los años escuchaba las conversaciones de su familia cuando se lamentaban del camino espinoso que pasaron antes de obtener sus documentos, o cuando otro familiar cercano enfrentaba un nuevo proceso de ajuste. Es por ello que a los 12 años empezó a sentir el deseo de querer ser abogada.

"Hay tantos abogados rateros, que yo quiero ser de los que van a ayudar a la gente", eran sus pensamientos como estudiante, rememoró. "Desgraciadamente es algo muy común, especialmente en la comunidad hispana. Sabemos las historias de los abogados que no hacen el trabajo bien, porque nosotros recibimos los clientes para arreglar lo que otro no hizo o hizo incorrectamente. [A veces], yo hasta soy la tercera abogada en el caso, porque fueron con uno, que nada más les quitó el dinero y no hizo nada, el otro tal vez sí hizo algo pero lo hizo mal y luego, pues yo lo tengo que corregir".

Lira Bravo también integró la Mesa Directiva de la Barra de Abogados de Dallas, una asociación que reúne a más de 11,000 licenciados y administra un presupuesto millonario.

 

0
0
0
s2smodern