11242017Vie
Last updateMié, 22 Nov 2017 11am

Despiden al policía que le disparó a muerte a joven afroamericano en Arlington

DALLAS, Texas -- El jefe del Departamento de Policía de Arlington Will Johnson anunció el martes el despido del oficial que la semana pasada tiroteo a muerte a un estudiante afroamericano de 19 años en un lote de automóviles.

El policía Brad Miller fue cesado de su cargo por haber ejercido un “criterio pobre” en el incidente que culminó en la muerte del joven Christian Taylor, explicó el jefe Johnson en una rueda de prensa.

El viernes pasado, Taylor, un estudiante de segundo año de la Angelo State University, murió después de que varios policías respondieron al reporte de un robo a un concesionario de automóviles.

De acuerdo a las declaraciones de los policías, Taylor estaba desarmado. El deportista murió de las heridas de bala en su cuello, pecho y abdomen, indicó el reporte del Forense del condado de Tarrant.

Taylor es el segundo hombre afroamericano en morir en manos del personal de la policía de Arlington en un periodo de cinco meses, señaló la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP, por sus siglas en inglés) en una declaración.

Después de ver un video de más de 8 minutos que fue proporcionado por el concesionario a los medios de comunicación, la NAACP de Arlington estimó que, "la única cosa que las imágenes hacen, es establecer que el joven estaba involucrado en actividades delictivas. No explica la razón de la fuerza letal que se utilizó”.

Un equipo de investigadores sigue trabajando en una serie de tareas en el caso, informó el jefe policiaco. “El uso de la fuerza letal debe usarse solamente en la protección de la vida de otro, o para proteger la vida de un oficial de policía”, añadió en el anuncio a la prensa.

Miller, de 49 años, es un policía novato; en septiembre se había unido a la policia de Arlington, un área suburbana de Dallas. Taylor practicaba futbol americano.

Un encarcelado y desarmado Jonathan Paul, de 42 años, fue dejado sin responder en su celda de la cárcel de Arlington después del uso excesivo de la fuerza por parte de los carceleros, el 9 de marzo de 2015, dijo la NAACP en su declaración con fecha del 9 de agosto.