11172017Vie
Last updateJue, 16 Nov 2017 3pm

Latinos y afroestadounidenses convergen en manifestación en Dallas

DALLAS -- El viernes por la tarde, manifestantes latinos y afroestadounidenses convergieron en "Belo Garden" para pedir, por una parte, una reforma amplia al sistema de inmigración, pero también para denunciar los recientes actos de brutalidad policiaca en el país.

Después de hacer un mitin por más de una hora en la explanada del Ayuntamiento, en el que renovaron sus pedidos por una reforma migratoria y dignidad para los indocumentados, un grupo de activistas pro-inmigrantes y latinos, encabezado por integrantes de Texas Organizing Project (TOP) inició un recorrido ordenado hacia el jardín Belo Garden en la calle Main, en donde coincidieron con los que marcharon en repudio al homicidio del afroestadounidense Freddie Gray en Baltimore.

El grupo de manifestantes que organizó Madres contra la brutalidad policiaca (Mothers Against Police Brutality) se concentró en el inicio de su demostración en el edificio de las cortes Frank Crowley.

En el condado de Tarrant, a partir del 6 de mayo un jurado tendrá en sus manos la decisión de enviar o no a juicio a Robert Clark, el policía de Grapevine que le disparó al pecho al mexicano Rubén García Villalpando, causándole la muerte, el pasado 20 de febrero.

"Injustice to one is injustice to all"

Charles Reeder, de TOP, evocó la frase de que "la injusticia para uno es injusticia para todos", refiriéndose a la acción de Greg Abbott, el gobernador de Texas que está bloqueando "una acción ejecutiva de nuestro presidente para darle a la gente una mejor vida, -y eso es lo que todos queremos-...

"Es odio puro, y yo estoy a favor del amor, no del odio. Quiero que toda la gente tenga la oportunidad de convertirse en ciudadano americano, de tener una mejor vida", añadió el activista.

"Abbott encabeza la lucha contra nuestras familias"

Douglas Interiano, de Proyecto Inmigrante, enfatizó la necesidad de que la comunidad latina se una para enviar un mensaje a las cortes y a las autoridades para salir avante en el combate a ataques antiinmigrantes.

"Sabemos que las órdenes que dio Barack Obama en noviembre no se pueden implementar todavía", dijo Interiano. "Pero eso no quiere decir que las hayan terminado. La desinformación que está pasando en la comunidad debe parar. Si nosotros no nos unimos en este momento y no mandamos un mensaje a las cortes, al gobierno, a nuestro gobernador, no vamos a poder superar este momento".

Interiano recordó sobre el pleito para que se levante el bloqueo de la Acción Ejecutiva del presidente Barack Obama, que hace dos semanas se escucharon los argumentos orales en la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito en Nueva Orleáns.

"En cualquier momento esperamos que ellos vengan y digan si realmente van a permitir que las familias se unan o simplemente van a decidir que continúe este pleito, y entonces ¿qué va a suceder?, ya estamos listos para llegar a la Corte Suprema", adelantó.

Por su parte, Reeder añadió que, "muchos afroestadounidenses necesitan ser educados sobre lo que está pasando con DAPA y DACA y el movimiento de inmigración; en el país también tenemos muchos africanos, y algunos de ellos son indocumentados. Así que no es solo por los latinos, aunque están al frente, sino por todos los que vienen al país buscando una mejor vida".

Para el ministro Andy Stoker, de la First United Methodist Church, el tema de inmigración es un asunto bíblico y es una tradición para esa iglesia.  

"Vemos  que Texas que está cambiando y a Estados Unidos que está cambiando, y es otra oportunidad para nosotros para conectar brazos otra vez y estar juntos en oración por aquellos que siguen sin tener voz", dijo Stoker.

Marco Malagón del "North Texas Dream Team", dedicó unos minutos de su tiempo al concluir la manifestación para conversar con un inmigrante africano sin documentos, que con una pancarta pedía que no se olvidaran de ellos.

El domingo, el pastor Angel Nuñez del área de Baltimore, al ser entrevistado por Jorge Ramos en "Al Punto", habló de la diferencia en números con la que los latinos salen a protestar cuando ocurre un acto de brutalidad contra su comunidad, en contraste con las acciones de los afroestadounidenses.

"Por la falta de organización entre nosotros, necesitamos unirnos, estamos pasando por un momento crítico... pero la falta de integridad de un líder no nos permite hablar con una sola voz", estimó Núñez.

En Dallas, también ese mismo día otros grupos se manifestaron a favor y en contra de la portación de armas y sobre la permanencia del Superintendente del Distrito Independiente de Dallas (DISD) Mike Miles en su puesto de trabajo.