09252017Lun
Last updateDom, 24 Sep 2017 2pm

El mexicano Rubén García tenía la esperanza de acogerse a la Acción Ejecutiva

0
0
0
s2smodern

GRAPEVINE, Texas -- Rubén García Villalpando creía que iba a calificar para los beneficios de la Acción Ejecutiva que el presidente Obama anunció en noviembre, tenía la esperanza de poder solicitar un permiso de trabajo a pesar del reciente bloqueo de la misma; pero el mes pasado dos disparos de un policía de Grapevine segaron su vida para siempre.

"Sí. Él estaba en el rango de los que podían aplicar para esa Acción Ejecutiva y estábamos esperando que llegara el tiempo para meter la aplicación", confirmó a HOY Dallas su viuda, Martha García, el martes por la noche antes de salir del edificio del Ayuntamiento de Grapevine.

Después de una demostración ordenada en la sesión del concilio de la ciudad, -a la que asistieron más de 100 y en la que muchos pidieron, por lo menos, el encarcelamiento del oficial Robert Clark mientras se realizan las investigaciones sobre lo ocurrido-, la viuda del mexicano nacido en Durango, recordó la ilusión que ambos tenían respecto a la Acción Ejecutiva.

"Era una noticia de esperanza, de tranquilidad en un momento porque podíamos andar bien y sin temor alguno, lastimosamente se paró. Yo creo también fue una de las causas por las que él tuvo miedo, porque ya no había algo que lo amparara".

Maribel Hastings, de la organización pro-inmigrante America's Voice, dijo sobre el actual bloqueo que retrasa la implementación de la Acción Ejecutiva, que "para jueces, abogados, funcionarios y políticos, el tiempo no es problema. Para los millones de inmigrantes que siguen en el limbo, la espera supone sueños interrumpidos y el temor a la deportación, aunque en teoría no sean prioridad para las autoridades".

PIDEN JUSTICIA Y QUE EL CASO SE LLEVE A UN GRAN JURADO

De acuerdo al reporte del forense del Condado de Tarrant, Clark le disparó dos veces en el pecho a García Villalpando el 20 de febrero tras perseguirlo desde Grapevine a Euless donde finalmente se detuvo.

El mexicano pereció a las 12:04 a.m. del 21 de febrero en el hospital John Peter Smith de Fort Worth.

"No sé por qué pasó esto, no sé qué le pasó por la mente al oficial Clark, no sé si no tenía un entrenamiento apropiado para lidiar con minorías o no había estado el tiempo suficiente (en servicio) o las circunstancias que fueran, pero...hay 4 menores para los que {Rubén García} no va a estar cuando se gradúen o se casen”, expuso el abogado Domingo García ante el Concilio de Grapevine, poco después de las 7 p.m.

García tomó el podio y en unos cuantos minutos habló de sus demandas.

Le pidió a los concejales ahí presentes que permitieran se publique el video (del incidente entre Clark y García Villalpando) "y que todos en Estados Unidos vean lo que pasó". El abogado también exigió que se despida al policía Clark y, por último, que se envíe el caso a un gran jurado del condado de Tarrant y se haga una investigación independiente a la del FBI.

García, quien representa legalmente a la familia de García Villalpando, explicó que los insultos raciales y el abuso verbal de Clark son motivos suficientes para despedirlo de su trabajo.

"Hay algo que les está fallando en el departamento de policía. Que chequen eso", dijo Martha García con serenidad a la prensa al recordar la brutalidad con la que fue tratado su esposo.

El periódico Star-Telegram de Fort Worth publicó la tarde del miércoles que récords de la policía de Lewisville, indicaban que García Villalpando había sido detenido en diciembre por conducir bajo la influencia del alcohol.

 

0
0
0
s2smodern