12122017Mar
Last updateLun, 11 Dic 2017 5pm

Beneficiarios de la Acción Ejecutiva encuentran apoyo en la comunidad

DALLAS -- La picardía y buen humor que Edward Sánchez le pone a sus charlas informativas sobre la Acción Diferida para Menores y para padres (DACA, DAPA) ayuda a los asistentes a relajarse y entender mejor cómo plantearle a los abogados que están ahí presentes sus dudas, incluso las más sencillas.

Como Verónica Domínguez, una madre de cuatro hijos nacidos en Estados Unidos que reúne todos los requisitos para solicitar la Acción Diferida para Padres, y que aún así necesitaba saber qué hacer para tener en papel la evidencia de su estadía continua en el país desde enero del 2010.

El día que el presidente Obama anunció el alivio migratorio para menores y padres de ciudadanos y residentes estadounidenses, Domínguez no salió de su casa en Oak Cliff, -excepto para llevar a su hija a la escuela- y no tiene cómo comprobar con un recibo de alguna compra que estaba físicamente en Estados Unidos ese 20 de noviembre de 2014.

"Yo estuve esperando la noticia del Presidente todo el día... y no tuvimos otra cosa (de prueba), no fuimos al doctor para tener alguna factura... le pregunté sobre eso (a la abogada), sobre las evidencias de la presencia física continua. Me dijo que podría ser 3 días antes o una semana antes del anucio".

La abogada Liz Cedillo-Pereira fue quien le despejó la pequeña duda a Domínguez, después de que Sánchez les diera una orientación básica a los casi 80 que asistieron el jueves a la sesión en el auditorio de la Escuela Preparatoria Moisés Molina.

"Lo que más me llena es la reacción de la gente cuando les puedo explicar si tal vez califican. Cuando explico la parte de los delitos aparece una expresión de susto entre ellos, pero luego empezamos a hablar acerca de los beneficios y los requisitos, y se ponen contento, se relajan. Y luego veo como que están ansiosos por querer solicitar", comentó al final del evento Sánchez, un ciudadano americano apasionado en ayudar a la comunidad indocumentada.

"Yo estoy protegido contra todo, simplemente por que nací aquí, pero es injusto que los otros no. Claro que me apasiona el tema. No quiero ver familias separadas, no quiero más historias de que a un papá o mamá los removieron del país", explicó Sánchez, presidente del North Texas Dream Team.

SI NO ES DACA, ES DAPA

La historia de Domíguez es muy particular, ya que llegó a los 14 años a Estados Unidos con sus padres y tres hermanos más pequeños, pero no se considera una "Dreamer" porque no fue a la escuela aquí.

"La primera vez que escuché de DACA brinqué, pero al ver que no calificaba me sentí un poco mal, pero a mis hermanos sí les ayudó", recordó esta duranguense de 30 años sobre la aprobación del DACA que emitió el Presidente en 2012. "Tengo 3 hermanos que si calificaron y otro que es ciudadano. Es muy buena ayuda".

"Es muy bonito mirar a mis hermanos que ya traen sus ID's, sus licencias, Ellos si fueron a la escuela, llegaron a los 7, 9 y 10 años", dijo.

"Mis padres me trajeron de 14 años, estaba chiquita. Mi padre trabajaba, mi mamá también, así que, tenía un hermano de ocho meses y por eso motivo no podía ir a la escuela".

Pero el turno de Domínguez llegó con DAPA, y ahora está lista para cumplir con la ley y pedirle apoyo al gobierno cuando sea necesario.

"Es una buena opción, porque trataríamos también de ser un poco más responsables con el gobierno. Cuando no teníamos nada, nos podíamos esconder, pero ahora nos pueden ver, necesitamos que el gobierno nos mire y queremos contar con ellos también para cualquier cosa. Esperábamos un poco más, pero gracias a Dios esto es algo muy beneficioso para nosotros. Yo no trabajo, soy ama de casa, pero al salir al llevar a mis hijos a la escuela, teníamos miedo de que nos detuviera la policía".

Su esposo también va a solicitar el alivio y "podría también trabajar en un lugar mejor, y salir más adelante con nuestros hijos", añadió Domínguez.

"Ahora me arrepiento mucho de no haber hecho algo y haber regresado a la escuela. Me casé muy joven, a los 16 años. He ido a las comunidades donde dan clases, pero ahora de grande es un poco más difícil para uno. Aun así estamos tratando de echarle ganas y de aprender, porque estamos en este país", concluyó.

Los otros abogados que brindaron asesoría gratuita en la sesión del jueves fueron: Mónica Lira Bravo, Chávez y Valko, John Ting e Isabel Cruz.