11202017Lun
Last updateSáb, 18 Nov 2017 5pm

Zacatecanos reciben a sus padres en EU tras muchos años de ausencia

HURST, Texas -- Doña Magdalena Zúñiga ya había perdido la esperanza de volver a ver a su hija Graciela Vázquez quien hace 14 años dejó, como muchos, su casa y su familia en México para emigrar "al Norte".

"Yo les había dicho allá que, nada más le hablaran, cuando regresen del panteón y díganle que rece un padre nuestro porque ya se murió. No tenía yo esperanzas de volverla a ver". Ese había sido el encargo de la señora Zúñiga en caso de que falleciera sin antes volver a ver a su hija Graciela, a sabiendas de que ella no podría regresar a verla, por su calidad de indocumentada en Estados Unidos. 

La Federación de clubes de zacatecanos de Fort Worth...

Posted by HOY Dallas on Saturday, January 3, 2015

Ante dicho escenario, madre e hija nunca se imaginaron que volverían a verse, que volverían a abrazarse sin temores ni zozobra. Pero gracias a un programa que, como su nombre lo indica, une corazones, el viernes tuvieron la dicha de volverse a ver. 


"Corazón de Plata" hace todo lo posible por ayudar a reunir a padres con sus hijos en Estados Unidos. Hijos que por la situación irregular migratoria no pueden viajar a sus lugares de origen a ver a sus progenitores.

Corazón de Plata nació a iniciativa de la Federación de Clubes de Zacatecanos de Chicago, Illinois hace seis años al concretarse apenas seis permisos para padres ausentes.

El programa empezó a extenderse y fue así como llegó a Dallas, Texas en donde ya es la tercera vez que el grupo “Casa Zacatecas” coordina este esfuerzo.

El trabajo de Corazón de Plata consiste en ayudar a gestionar visas de visitante a los padres de migrantes mayores de 60 años y que no hayan visto a sus hijos por muchos años.

A los interesados les ayudan a recabar información de documentos que necesitan para solicitar la visa B-2, válida por 45 días y les coordinan, junto con el gobierno de Zacatecas, el traslado por autobús a la ciudad de Monterrey, México para la cita de entrevista en el consulado de Estados Unidos de esa ciudad.

El objetivo es ayudar a padres como doña Magdalena Zúñiga y don Arnulfo Velázquez, que son personas de buena moral y quienes ya tenían más de 14 a años de no ver a su hija Graciela.

"Nunca me imaginé que podría volver a ver y a abrazar a mis padres. Este programa es una bendición", dijo Graciela al tiempo que abraza a sus padres después de tantos años de no poderlo hacer. Ahora tendrá poco más de un mes, el tiempo del permiso migratorio, para disfrutar de sus padres.

"Serán los 40 días más maravillosos de mi vida", afirmó Graciela.

Reencuentro

La Casa Zacatecas perteneciente a la Federación de clubes de Zacatecanos de Fort Worth organizó una bienvenida de Año Nuevo porque en esta visita son 25 familias, (hijos o hermanos) las que gozarán de la visita temporal de sus padres o familiares.

Fue un convivo en donde hubo comida, música y sobre todo abrazos, besos entre lágrimas de felicidad y risas de incredulidad. Reuniones de seres queridos que tienen hasta más de veinte años sin verse.

"No puedo creer que estoy aquí, abrazando a mis hijos" , dijo Mercedes Luevano rodeada de sus cinco hijos, nueras, yernos y nietos.

Mientras tanto, en otra mesa del centro comunitario de Hurst, donde fue la bienvenida estaba Sandra Núñez con sus dos pequeños hijos Yamillet y José, con la emoción contenida.

Tuvieron que pasar 14 años para que Sandra pudiera acariciar nuevamente el rostro de su madre, la señora Rogelia Núñez.

"Me siento feliz de estar con ella, tocar sus manos. No es lo mismo por teléfono o mirarla por la computadora", explicó Núñez visiblemente emocionada junto a su mamá, con quien se fundió en un abrazo, con lágrimas en los ojos ambas, tras pronunciar dichas palabras.

“Disfrutaré cada minuto de estos 45 días", añadió.

Este es el tercer grupo de padres que viene a Dallas a visitar a sus hijos por medio del programa, informó Francisco Álvarez, presidente de la Federación de Clubes de Zacatecanos en Fort Worth.

En esta ocasión se solicitaron más de 40 visas pero solo 25 fueron autorizadas, ya que los oficiales del consulado estadounidense en Monterrey tiene el derecho de otorgar o negar la visa según su criterio.

"Les advertimos que es importante ser honestos con los oficiales del consulado y darles toda la información que ellos necesiten para el trámite de la visa", explicó Alvarez sobre el asesoramiento a los padres de familia que quieren venir a ver a sus hijos.

Los hijos o "padrinos", es decir, los que se harán cargo de la estancia y necesidades de los visitantes tendrán la obligación de asegurarse que los padres regresaran a sus hogares en Zacatecas al vencimiento de sus visas.

Los interesados en participar en el programa deben de ser zacatecanos de nacimiento y también de ser miembros de algún club de la Federación de Clubes de Zacatecanos del Norte de Texas.

Para más detalles, puede llamarle a Francisco Álvarez al 817-797-0969.

 

En Twiiter: @PattyRegia100 @Hoydallas