09262017Mar
Last updateMar, 26 Sep 2017 10am

"Entre los hispanos hay mucho patriotismo"... Primera de dos partes

0
0
0
s2smodern

Quizá el rasgo más conocido entre los latinos que se enlistan en el Ejército de Estados Unidos es su marcada valentía, pero el patriotismo en sí que le profesan al país suele exaltarse en menor grado.

Esa es la opinión de Ozzie Garza, quien suma más de 35 años de trabajar para el Departamento de Asuntos de Veteranos del gobierno de Estados Unidos, y conoce de primera mano números e historias que sustentan su dicho.

“Los latinos tenemos el mayor número de medallas al Valor, (Bravery) dice Garza. Lo que en inglés se conoce como la “Congressional Medal of Honor”. Y es una presea que el gobierno sigue entregando a latinos incluso después de su fallecimiento.

A Pedro Cano de Edinburg, Texas, el presidente Barack Obama le dedicó una medalla por sus acciones en la Segunda Guerra Mundial; aunque él ya no vive, sus familiares la recibieron, precisó Garza, quien personalmente acudió a la dedicatoria.

“Lo que la gente no sabe es que entre los hispanos hay mucho patriotismo. Y hasta la fecha: mi familia, mi país, mi fé”, en ese orden enlistan sus prioridades, explica.

UN LATINO BILINGUE EN EL PENTAGONO

Aunque el mismo Garza es un veterano del Ejército nunca fue a la guerra.

En 1969, después de terminar sus estudios de periodismo en University of North Texas fue seleccionado para hacer el servicio militar, y se mudó a El Paso a cumplir con el llamado. En ese entonces le correspondió hacer un servicio de 2 años.

“Si yo hubiera elegido ir al Army me hubieran tocado tres, pero como fui seleccionado solo hice dos. Tuve mi entrenamiento en Fort Bliss”, recuerda Garza en una entrevista que concedió a Hoy Dallas.

De El Paso fue enviado meses después a  Washington, en donde estuvo en el Pentágono en la oficina de asuntos públicos y también se desempeñó como reportero.

Aunque pasó cuatro años en la Reserva Militar, Ozzie nunca fue llamado.

Garza nació en Texas City, cerca de Galveston, pero a los 2 meses de vida, en abril de 1947, quedó huérfano de padre cuando en una explosión que cobró la vida de más de 500 personas murió su progenitor.

Su padre trabajaba en los barcos de carga de Monsanto y una explosión por Nitrato de amoniaco, similar a la tragedia que ocurrió en West hace algunos meses, provocó que incluso las vías del tren se desprendieran.

Su madre quedó viuda y con tres hijos, los otros dos hermanos de Ozzie tenían tres y dos años. Aproximadamente cuatro años más tarde los cuatro se mudaron a McAllen, para estar más cerca de la familia materna, que vivía en Nuevo León, México.

Garza cursó la preparatoria en McAllen y después decidió ir a Denton a estudiar la universidad, mientras que su hermano se fue directo a la Navy al concluir la high school.

De su paso por el Pentágono recuerda que “fue una buena experiencia, porque a veces iba de civil, y no tenía que estar saludando a todos los oficiales como si fuera en uniforme. 

“Entrevistaba a generales y me contaban todo lo que habían pasado cuando venían de Vietnam, cubría ceremonias en la Casa Blanca, todo esto durante la presidencia de Richard Nixon, pero también estuve cuando estaban ahí todas las protestas contra la guerra”, detalla.

Una de las historias más intensas que enfrentó fue cuando tuvo que hablar con las esposas de tres prisioneros de guerra de Vietnam. La asignación tuvo lugar en medio de una conferencia que se llevó a cabo en Washington, en la que familiares de prisioneros de guerra querían saber lo que el gobierno estaba haciendo para recuperarlos, asegurarse de que estaban vivos, explica Garza.

“Me tocó preguntarles cuándo se dieron cuenta {de la captura}, quien les llamó, quien les avisó, si se comunicaban con el prisionero”.

Posteriormente, el destino le deparó un nexo cercano con un veterano de San José, California que regresó de Vietnam, y había sido el primer latino en caer prisionero de guerra en todo el conflicto.

Everett Alvarez, un piloto de guerra, duró 8 años y medio cautivo. Lo capturaron en 1964 y cuando fue liberado, recibió un nombramiento administrativo, y resultó como jefe de Garza en el Departamento de Asuntos de Veteranos.

 

Continuará... 

0
0
0
s2smodern