11242017Vie
Last updateMié, 22 Nov 2017 11am

"Ésta es mi comunidad": Erika Beltrán

DALLAS -- Erika Beltrán tiene asegurado su asiento en la Junta Estatal de Educación del Estado de Texas por el distrito 13 al haber ganado las primarias en marzo pasado, solo está en espera de que quienes votaron por ella lo vuelvan a hacer en las elecciones generales del 4 de noviembre, en la que no tendrá oposición republicana.

"Estoy muy orgullosa de que la mayoría de los votantes apoyaron mi visión para las escuelas de Texas en las primarias demócratas. Y aunque salí al frente, no es el final. Aun necesito su voto en la elección general del 4 de noviembre", dice la aspirante.

En las elecciones primarias, tanto el periódico The Dallas Morning News como el Fort Worth Star-Telegram recomendaron a Beltrán para el puesto que dejó vacante Mavis Knight, demócrata, al decidir no buscar la reelección.

La Junta (Texas State Board of Education) tiene muchas responsabilidades, pero Beltrán nos explicó algunas de las más importantes:

"Los integrantes de la Junta Estatal aprueban los estándares de aprendizaje de todas las escuelas de Texas, de kinder hasta el 12avo grado, aprueban el currículum y los libros; también trabajan con la Agencia de Educación de Texas para certificar maestros, para establecer las políticas que certifican a los maestros y directores de las escuelas, aprueban la expansión de escuelas charter".

Otra de las funciones de la Junta, dijo Beltrán, es el manejo de un fondo que se llama "Permanent School Fund", que son millones de dólares que se distribuyen por todo el estado para materiales instruccionales.

Beltrán, quien trabajó como maestra y activista antes de lanzarse a la carrera para integrar la Junta, espera que las escuelas en Texas se hagan responsables del desempeño de los estudiantes, y que los exámenes se implementen de manera adecuada.

"Donde yo fui criada, en Fort Worth, las escuelas seguían produciendo muy pocos graduados, entonces, para mí es importante que tengamos los datos y la información que nos muestra si los estudiantes van aprendiendo. Creo que es importante tener esos exámenes, pero su implementación ha sido muy difícil, y las escuelas se han enfocado mucho, a diario están haciendo exámenes y pruebas; y para eso no van a la escuela los niños, ni para eso entramos a la profesión como maestras".

Beltrán nació en Fort Worth, es la más pequeña de 4 hijos, de padres mexicanos inmigrantes.

"Mi papá solo estudió hasta el segundo grado y mi mamá hasta el sexto, los dos vinieron a este país como muchas familias, buscando el sueño americano. Y yo tuve acceso a maestras buenas y a escuelas buenas, y eso cambió mi vida, fui al colegio", dije Beltrán con orgullo.

"Comencé la carrera como maestra porque vi la importancia de la educación en mi vida y quería trabajar mejorando la educación de otros niños en el estado, después de eso estudié mi maestria en Asuntos Públicos y trabjé en asuntos de políticas de educación: estuvé 5 años en Washington, D.C. y regresé a hacer el trabajo aquí porque esta es mi comunidad", recordó en una entrevista con Hoy Dallas.

La agenda de trabajo de Erika Beltrán la resumió ella misma en los siguientes puntos:

I. Asegurarme que todos los estudiantes bilingues tengan acceso a una instrucción rigurosa, la Legislatura de Texas pasó una ley que no requiere que los estudiantes tomen Algebra II y ese curso es uno de los que no puedes entrar al colegio sin tomarlo. Quiero que todos los estudiantes tengan acceso a currículos rigurosos para que se preparen y estén listos para estudiar y tener éxito en el colegio.

II. Que tengan acceso a maestros y directores buenos, porque el factor más importante en la escuela es la efectividad de los maestros, eso es lo que determina si un estudiante puede tener éxito o no en la escuela, aparte de los padres en la casa.

III. Que todas las comunidades tengan acceso a escuelas buenas. Es triste ver que en el 2014 todavía hay escuelas que no tienen éxito con los estudiantes, que las instalaciones no están en buenas condiciones. Y eso para mí es una injusticia, creo que cada estudiante lo merece.